Compartir

Organismos regionales

“Las modalidades de cooperación internacional deben adaptarse al nuevo contexto global y facilitar los procesos de desarrollo de los países con nuevos instrumentos que son imprescindibles si queremos abordar los actuales desafíos y alcanzar los objetivos de la Agenda 2030”, señaló Alicia Bárcena, Secretaria Ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), durante la segunda Conferencia de Alto Nivel de las Naciones Unidas sobre la Cooperación Sur-Sur (PABA+40) que se realizó en Buenos Aires.

La alta funcionaria internacional encabezó la delegación de la comisión regional de la ONU que participó en varios eventos paralelos y en los debates principales de la conferencia, que fue inaugurada por el Presidente de Argentina, Mauricio Macri, el Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres, y la Presidenta de la Asamblea General de la organización mundial, María Fernanda Espinosa.

Alicia Bárcena acompañó al Secretario General en sus reuniones bilaterales con el Presidente Macri, así como con el Presidente de Chile, Sebastián Piñera. Asimismo, sostuvo una secuencia de reuniones con las delegaciones representantes de los países de la región, en especial del Caribe.

Bárcena fue una de las oradoras principales en el evento paralelo “Transición hacia un desarrollo sostenible: Nuevas formas de cooperación en el cumplimiento de la Agenda 2030”, que se realizó el miércoles 20 de marzo por parte de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), el Banco de Desarrollo de América Latina (CAF), la CEPAL y la Unión Europea.

En la ocasión se dio a conocer el documento conjunto de las cuatro instituciones Perspectivas Económicas de América Latina 2019 (LEO, por sus siglas en inglés), en el cual hacen un llamado a un multilateralismo renovado e inclusivo para construir un nuevo enfoque hacia el desarrollo y un nuevo paradigma de cooperación internacional, con el fin de superar las trampas del desarrollo a las que se enfrentan los países de la región. Estas son la trampa de productividad, la de vulnerabilidad social, la institucional y la de sostenibilidad ambiental.

El informe señala que América Latina y el Caribe debe situarse a la vanguardia en este replanteamiento de la cooperación internacional, e insta a los gobiernos de la región a asumir el reto de liderar la promoción de un multilateralismo renovado e inclusivo que contribuya a cumplir la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

“La Agenda 2030 y sus Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) representan un renovado consenso para alcanzar un nuevo paradigma de desarrollo y un importante paso adelante en materia política. Esta ambiciosa agenda no puede ser alcanzada en solitario. Fija compromisos para la comunidad internacional completa y demanda acciones de política a nivel nacional, regional y global”, indicó Bárcena durante la presentación.

“En este marco, América Latina y el Caribe se enfrenta a complejos desafíos en su desarrollo, los que requieren otro enfoque. De ahí que la CEPAL junto a la OCDE y la Unión Europea hemos presentado una nueva modalidad -llamada “Desarrollo en Transición” (DiT, por sus siglas en inglés)- para apoyar a la región en su transición hacia un desarrollo más inclusivo y sostenible”, agregó.

La Secretaria Ejecutiva de la CEPAL remarcó que las actuales mediciones de ingreso y PIB per cápita no son adecuadas ya que no permiten capturar el real nivel de desarrollo de los países y entregan información muy pobre para la creación de políticas. “El mundo de hoy es completamente diferente al de cuando se aprobó la Agenda 2030 (en 2015). Hoy nos enfrentamos a un contexto muy volátil y cambiante, a un multilateralismo debilitado, una guerra comercial, cambio climático, mayor desigualdad y una cooperación fragmentada. Muchos países han sido ‘graduados’ (de la ayuda oficial) pero ¿qué significa para un país graduarse? Aún mantienen brechas estructurales, lo que los hace caer en esta ‘trampa del desarrollo’”, explicó.

“Para enfrentar esta situación traemos propuestas concretas. Por ejemplo, bajar los costos de transacción a las remesas, regular los flujos ilícitos transfronterizos, y muchas más. Necesitamos cambiar la métrica, buscar espacios de cooperación y fortalecer la generación de bienes públicos regionales y globales”, enfatizó Alicia Bárcena.

“La desigualdad en nuestra región sigue siendo un tema. Debemos poner a la igualdad y a la sostenibilidad en el centro del desarrollo y la inversión. A través de esta herramienta sobre Desarrollo en Transición, la CEPAL ofrece -junto a la OCDE y la Unión Europea- un mecanismo de diálogo para rescatar el multilateralismo a nivel regional, que tanta falta nos hace”, declaró previamente durante un evento paralelo a la Conferencia PABA+40 sobre la política de cooperación de Uruguay, efectuado el martes 19 de marzo.

En tanto, el Secretario Ejecutivo Adjunto de la CEPAL, Mario Cimoli, participó en dos eventos paralelos de PABA+40: uno sobre la cooperación para la implementación de la Agenda 2030, el G20 y el mecanismo voluntario de aprendizaje entre pares -organizado por el Consejo Nacional de Coordinación de Políticas Sociales de Argentina- y otro sobre la cooperación Sur-Sur para el financiamiento del desarrollo en la era digital, organizado por la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD).

En el primero, Cimoli destacó a la educación y la primera infancia como elementos determinantes en los procesos de mayor inclusión y reducción de la pobreza, mientras que en el segundo remarcó la importancia de la digitalización en las oportunidades de desarrollo actuales, y el rol clave que juegan las cadenas de bloques (blockchain) y empresas fintech como tecnologías clave que ayudarán a la integración regional.

Tanto la Secretaria Ejecutiva como el Secretario Ejecutivo Adjunto de la CEPAL continuarán el jueves 21 y viernes 22 su participación en la Conferencia PABA+40. Además de los debates en el plenario de la reunión, intenvendrán en eventos paralelos sobre la cooperación internacional con la Comunidad del Caribe (CARICOM) y la cuantificación y valorización de la cooperación Sur-Sur.

Fuente: CEPAL

Compartir