Compartir

Organismos internacionales

La demanda del consumidor está conformando el desarrollo de los servicios de banda ancha. El aumento esperado en el tráfico, el número de dispositivos y los servicios, así como en las exigencias de asequibilidad y experiencia del usuario requerirán soluciones innovadoras.

Se prevé que las IMT-2020 comenzarán a desplegarse en 2020, aunque ya han empezado ensayos y actividades precomerciales de la 5G destinadas a evaluar las posibles tecnologías y bandas de frecuencias que podrían utilizarse a tal efecto. Gracias al transporte de grandes volúmenes de datos a velocidades mucho más altas, a la conexión fiable de un enorme número de dispositivos y al procesamiento de ingentes volúmenes de datos con un retardo mínimo, cabe esperar que la 5G conecte personas, cosas, datos, aplicaciones, sistemas de transporte y ciudades en entornos de comunicación de redes inteligentes .

Se prevé que la 5G dé soporte a aplicaciones tales como edificios y hogares inteligentes, ciudades inteligentes, vídeo 3D, trabajo y juegos en la nube, cirugía a distancia, realidad virtual y aumentada, y comunicaciones masivas entre máquina a máquina para la industria de la automoción y los vehículos sin conductor. En la actualidad, las redes 3G y 4G presentan dificultades a la hora de ofrecer estos servicios.

Debido a su gran escala y alcance, se espera que la 5G acelere el cumplimiento de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), desde la energía límpia y asequible hasta la erradicación del hambre

PROBLEMAS Y SOLUCIONES: CRECIÓN DE REDES 5G PARA EL FUTURO

Una vez comiencen a desplegarse, cabe esperar que las redes 5G ofrezcan más velocidad y capacidad para comunicaciones masivas de máquina a máquina y para proporcionar un servicio de baja latencia y alta fiabilidad en aplicaciones donde el tiempo es un factor esencial. Con estos ambiciosos objetivos, las redes 5G se enfrentan a retos operativos considerables, como alcanzar mayores niveles de estabilidad, securidad y fiabilidad. Las redes 5G tienen por finalidad obtener un alto rendimiento en diferentes ámbitos, como zonas urbanas densas, zonas de cobertura interiores y zonas rurales. Varios países han comenzado a realizar ensayos con la 5G, cuyos resultados se están evaluando, y muchas empresas han llevado a buen términos ensayos limitados específicos.

Al igual que las generaciones anteriores de banda ancha móvil, las redes 5G utilizan el espectro de radiofrecuencia. Éste se divide en bandas de frecuencias, atribuidas a los servicios de radiocomunicaciones de manera que cada banda sólo pueda ser utilizada por servicios que puedan coexistir entre sí. El aumento del tráfico y de la velocidad necesarios para la 5G exigirá tecnologías con mayor eficiencia espectral y muchísimo más espectro, además del que se utiliza actualmente para la 3G y la 4G. La mayor parte procederá de las bandas de frecuencias por encima de 24 GHz, que plantean dificultades considerables en cuando a la propagación de las ondas radioeléctricas y que también son utilizadas por varios de servicios de radiocomunicaciones, en particular para las comunicaciones por satélite, la previsión meteorológica y la vigilancia de los recursos terrestres y del cambio climático.

A fin de evitar la interferencia entre la 5G y estos servicios y garantizar así un ecosistema móvil viable para el futuro, así como para reducir los precios gracias a economías de escala del mercado mundial y permitir la interoperabilidad y la itinerancia, es necesario adoptar y aplicar a nivel mundial reglamentos nacionales e internacionales en estas bandas. Por lo tanto, es necesario identificar y armonizar a nivel mundial el espectro adicional para la 5G. Por la misma razón, las tecnologías de radiocomunicaciones utilizadas en los dispositivos 5G deben estar respaldadas por normas armonizadas a nivel mundial

CONTRIBUCIÓN DE LA UIT

La Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) desempeña un papel fundamental en la elaboración y adopción de estos reglamentos y normas mundiales. Los Miembros de la UIT tratan de garantizar que las redes 5G sean seguras, estables, fiables y compatibles, seguras para la salud y eficientes desde el punto de vista energético, así como que funcionen sin interferencias. La función de la UIT en la gestión del espectro de radiofrecuencias armonizado a escala mundial y de las normas para la 5G es un factor esencial en el desarrollo y la aplicación de la 5G

El Sector de Normalización de la UIT está desempeñando una función de organización para las tecnologías y arquitecturas de los elementos alámbricos de los sistemas 5G.

Gestión del espectro de radiofrecuencias

El espectro es un recurso natural limitado que se puede utilizar desde y hacia cualquier punto de la Tierra y del espacio. Dado que las ondas radioeléctricas se propagan independientemente de las fronteras nacionales, la utilización de una parte del espectro en una zona geográfica puede afectar a la capacidad de utilizar esa misma parte en otras zonas causando interferencia perjudicial. Por consiguiente, el espectro debe gestionarse a escala nacional e internacional.

La función de la UIT, a través de su Sector de Radiocomunicaciones (UIT-R), es garantizar la utilización racional, equitativa, eficaz y económica del espectro de radiofrecuencias por todos los servicios de radiocomunicaciones, incluidos los servicios por satélite, en particular evitando y eliminando toda interferencia perjudiciale.

A tal efecto, el espectro de radiofrecuencias se divide en bandas de frecuencias atribuidas a los servicios de radiocomunicaciones de manera que cada banda sólo pueda ser utilizada por servicios que puedan coexistir entre sí. Estas atribuciones y los procedimientos que garantizan el reconocimiento internacional y la protección contra interferencia de la utilización del espectro en cada país y en el espacio se consignan en el Reglamento de Radiocomunicaciones (RR) de la UIT. El RR es un tratado internacional ratificado y aplicado por todos los Estados Miembros de la UIT. Ha estado en vigor desde 1906 y se actualiza cada cuatro años en las Conferencias Mundiales de Radiocomunicaciones (CMR) de la UIT para tener en cuenta la evolución de las tecnologías y de la utilización del espectro.

Cada satélite, aeronave, barco, estación de radio o televisión, dispositivo móvil, cada radar de tráfico aéreo, marítimo o de defensa, utiliza una determinada banda de frecuencias según lo prescrito por el Reglamento de Radiocomunicaciones. La atribución mundial de bandas de frecuencias por la UIT permite que todos los servicios de radiocomunicaciones coexistan sin interferencias. Ofrece a todas las partes interesadas, incluidas las que participan en el desarrollo de la 5G, la certeza de que estas bandas estarán disponibles para su utilización y protegidas en todos los países en el futuro inmediato. Es decir, proporciona seguridad para inversiones a largo plazo, lo que sienta las bases para el desarrollo sostenible del ecosistema.

Además de reducir la interferencia, la armonización del espectro permite, entre otras cosas, facilitar economías de escala, ayudar a crear mercados, permitir la itinerancia mundial y reducir el costo y la complejidad del diseño de los equipos.

Como parte del proceso cuatrienal de estudios y preparativos para la Conferencia Mundial de Radiocomunicaciones de la UIT de 2019 (CMR-19), las partes interesadas de todo el mundo están colaborando para llegar a un consenso, en dicha conferencia, sobre la atribución e identificación de espectro adicional para las telecomunicaciones móviles internacionales (IMT, el término genérico utilizado por la UIT para designar 2G, 3G, 4G, 5G y las futuras generaciones de servicios de banda ancha móvil).

Cabe esperar que las 5G empezarán a comercializarse a gran escala poco después de que se finalicen las especificaciones IMT-2020 en 2020. Los reguladores de todo el mundo ya están subastando licencias para explotar redes 5G en las bandas de frecuencias asignadas por la UIT y que están o se prevé que estarán identificadas para las IMT.

Gestión de la exposición humana a las frecuencias electromagnéticas

Al igual que las generaciones anteriores, las redes 5G generarán campos electromagnéticos. La exposición del ciudadano a estos campos está sujeta a las regulaciones internacionales y nacionales. La Organización Mundial de la Salud (OMS) establece los límites recomendados. La UIT colabora con la OMS para dar orientaciones y formular recomendaciones sobre la observación y el cumplimiento de estos límites por las instalaciones radioeléctricas

Normas para 5G armonizadas, estables, seguras y fiables a escala mundial

La UIT tiene una historia fructífera en el desarrollo de normas mundiales para las comunicaciones móviles. El marco de normas para las telecomunicaciones móviles internacionales (IMT) abarca las perspectivas del sector de la 3G y la 4G y seguirá evolucionando hasta la 5G con las IMT-2020.

A principios de 2012, la UIT comenzó a desarrollar las “IMT para 2020 y en adelante”, sentando así las bases para las actividades de investigación de las 5G y estableciendo los requisitos y la visión para las 5G. En el marco del programa IMT-2020 de la UIT, los Miembros de la UIT están elaborando las normas internacionales para lograr redes 5G eficaces.

Las normas de la UIT favorecen la innovación en las redes, como las redes definidas por software, la virtualización de redes, las redes centradas en la información y las redes avanzadas de conexión y de acceso. Estas innovaciones desempeñarán un papel fundamental para que las redes 5G sean más rápidas, inteligentes y rentables. Estas normas de la UIT también permiten a las empresas de telecomunicaciones prestar servicios innovadores a medida que se adaptan a las necesidades variables de los clientes en una era de grandes cambios. Se espera que estas normas para la innovación de redes controladas por software alcancen su máximo potencial en el entorno 5G.

Este proceso de normalización reúne a gobiernos, reguladores, operadores móviles, fabricantes, organizaciones industriales, instituciones académicas y otros organismos de normalización de todo el mundo, para colaborar el desarrollo de aplicaciones 5G en las esferas de fiabilidad y estabilidad de la red, ciberseguridad, privacidad de datos, análisis de macrodatos, eficiencia energética e inteligencia artificial con el fin de mejorar la eficiencia de las redes 5G. La adopción por parte de la UIT de las normas IMT-2020 proporcionará a los inversores en redes 5G la garantía de que estas normas se aplicarán universalmente, lo que generará economías de escala y, por ende, demostrará los beneficios de la armonización mundial.

Fuente: UIT

 

Compartir