Compartir

Agencias

En un nuevo pronunciamiento, la GSMA ha evidenciado su preocupación respecto al nuevo cronograma impuesto por el ministerio del Interior del Perú y el Organismo Supervisor de Inversión Privada en Telecomunicaciones (OSIPTEL) para el bloqueo de 5,4 millones de teléfonos celulares con el IMEI inválido o alterado.

Si bien ya se ha puesto en marcha un nuevo cronograma del gobierno peruano para erradicar del mercado local 5,4 millones de teléfonos con número IMEI cambiado o inválido, la Asociación GSM, entidad que representa a más de 800 operadoras de telefonía a nivel global, ha vuelto a emitir opinión sobre este asunto, retomado por el Ministerio del Interior y el Organismo Supervisor de Inversión Privada en Telecomunicaciones (OSIPTEL). Este 30 de abril reinicia el “barrido” de estos teléfonos incluidos en una lista negra.

En este nuevo comunicado, la institución reitera su preocupación sobre el impacto de esta medida en equipos adquiridos de manera lícita, pero que no cumplen con los estándares recomendados por el mercado internacional. Al no contar con una tecnología apropiada que permita diferenciar un número IMEI inválido de uno adulterado en el mercado negro, el gobierno peruano podría impactar de manera negativa en los usuarios.

El comunicado emitido por GSMA:

Luego de conocerse el Comunicado del 10 de abril de 2019 del Ministerio del Interior – MININTER y el Organismo Supervisor de Inversión Privada en Telecomunicaciones – OSIPTEL, la GSMA ratifica su compromiso en la lucha contra el robo de terminales y la proliferación de dispositivos adulterados en Perú y en toda América Latina.

Como asociación que representa a los operadores móviles a nivel global, la GSMA advierte que la adulteración del identificador del terminal móvil (IMEI) es una práctica común de las organizaciones delictivas para evadir el bloqueo de los equipos realizado por los operadores al ser notificados de un robo. Sin embargo, es importante destacar que existe también la problemática de los dispositivos falsificados y subestándar, es decir, dispositivos de baja calidad fabricados sin cumplir con el estándar global de identificación de terminales de la GSMA.

Según un estudio de la OCDE, alrededor del 20% de los teléfonos móviles y los accesorios que se comercializan a nivel internacional son de este tipo, y Perú no es la excepción.

Es preciso destacar que por limitaciones de los estándares de industria actuales no es posible distinguir los dispositivos falsificados con IMEI inválidos de los adulterados. Por ello, técnicamente no es viable determinar cuántos de los 5.4 millones de terminales móviles que OSIPTEL ordenaría bloquear son adulterados, y cuántos falsificados o subestándar.

Ante esta realidad, imponer un bloqueo de terminales con IMEI inválidos tiene la potencialidad de afectar negativamente a los usuarios, tanto a aquellos con terminales adulteradas como a quienes adquirieron equipos falsificados o de baja calidad, de buena fe y cumpliendo todas las normativas legales.

En este sentido, no debería perderse de vista que los clientes con menores recursos económicos, incluyendo los del sector rural, serán probablemente los principales damnificados por esta medida, dado que no les será fácil adquirir un nuevo equipo terminal para seguir comunicándose. De hecho, la asequibilidad es posiblemente la causa por la cual adquirieron un terminal falsificado o subestándar en primer lugar.

Vale destacar que no existe en la actualidad prohibición alguna que impida que estos dispositivos puedan ser importados, comercializados y adquiridos legalmente en Perú.

Consideramos primordial que se considere desarrollar un plan de trabajo conjunto entre las diferentes partes involucradas, delineando un cronograma realista que permita una transición progresiva. Es clave tener en cuenta la desaceleración del ingreso de nuevos equipos para así lograr una paulatina depuración del parque con mínimo impacto.

Es importante señalar que los países pioneros en la implementación de este tipo de medidas restrictivas están en la actualidad evaluando la simplificación de la normativa por no haber obtenido los resultados esperados.

La GSMA comprende y comparte la preocupación por la seguridad ciudadana. Comunicamos estas observaciones con la intención de evitar que esta prioridad conduzca a consecuencias negativas que podrían ser mitigables con medidas simples y proporcionadas.

De otro lado, la Asociación para el Fomento de la Infraestructura Nacional (AFIN) también se ha pronunciado sobre las consecuencias de este nuevo proceso de bloqueo programado por el gobierno para la erradicación de teléfonos celulares con IMEI inválido. En este comunicado emitido por la institución, se pone de manifiesto que “millones de peruanos han adquirido equipos con IMEI inválidos en forma legal y de buena fe, porque usualmente son equipos más económicos, y no necesariamente robados o clonados”.

Fuente: RPP

Compartir