Compartir

Agencias

Qualcomm y Apple han zanjado por sorpresa sus prolongadas disputas sobre licencias de patentes, suscribiendo un acuerdo a seis años vista y acordando abandonar todos los litigios en curso entre las dos firmas.

En el marco del acuerdo, Apple también ha firmado un contrato multianual para el suministro de chips y ha aceptado abonar a Qualcomm una indemnización única de importe que no se ha revelado.

El acuerdo sobre licencias de patentes, que se considera vigente desde el día 1 de abril, ofrece a Apple una prórroga opcional de otros dos años.

Apple y Qualcomm ha comunicado el acuerdo el martes 16 de abril, precisamente el día en que estaba previsto que acudieran al tribunal que había de decidir sobre la demanda, por valor de 1.000 millones de dólares, presentada por el fabricante del iPhone contra el proveedor de chips.

Sin embargo, ese duelo ha quedado ahora desconvocado, dado que el acuerdo alcanzado suspende todos los litigios en curso entre las dos empresas en cualquier lugar del mundo, incluidas las demandas que implican a las empresas a las que Apple subcontrata la fabricación de sus productos.

En una nota dirigida a los inversores, Qualcomm afirma que la decisión contribuirá a “incrementar la estabilidad” de su negocio de licencias.

Los ganadores y los perdedores

Jack Gold, presidente y analista principal de J. Gold Associates, ha declarado que la noticia puede haber sorprendido a muchos, pero la considera “lo mejor que podían hacer” ambas empresas.

Según Gold, el acuerdo representa un triunfo claro para Qualcomm, que obtiene de Apple un acuerdo de licencia y una indemnización. Pero el fabricante del iPhone también se beneficiará porque dispondrá de chips para 5G antes de lo que hubiera podido tenerlos aliándose con los competidores de Qualcomm.

“La mayoría de las grandes marcas de teléfonos tendrán modelos con 5G este mismo año, mientras que Apple no iba a tenerlo. Con lo que les está costando conservar su cuota de mercado en las condiciones actuales, no tenían otro remedio que avanzar en ese sentido”.

Gold también indica que del anuncio se derivan varios perdedores claros, entre ellos Intel, que iba a ser el proveedor de chips de Apple mientras Qualcomm estaba fuera de juego. Diversas informaciones habían apuntado que la relación entre Apple e Intel era cada vez más tensa, y Gold cree “improbable” que Apple vaya a utilizar ahora chips 5G del rival de Qualcomm.

El analista también indica que el acuerdo constituye una llamada de atención para otros fabricantes de teléfonos: ahora que Apple podrá disponer de la tecnología 5G de Qualcomm, sus terminales no tardarán en ponerse a la altura de la próxima generación de modelos de marcas como Samaung y Huawei.

Fuente: MWL

Compartir