Compartir

Por Nicolás Lucas, El Economista

José Antonio González es director jurídico y de política regulatoria de MCM Telecom; también es vicepresidente del comité de infraestructura de la Asociación de Internet.Mx y su empresa, una marca hermana de Megacable, ofrece servicios corporativos de comunicaciones unificadas sobre IP con respaldo en la nube.

MCM Telecom empezó operaciones en 1998 con el tendido de fibra óptica para el mercado empresarial en las plazas de Guadalajara y Ciudad de México, entre otras, pero varias disputas con Telmex por tarifas de interconexión de voz entorpecieron sus planes de expansión hasta 2005, cuando la Cofetel resolvió el asunto y fue cuando MCM pudo invertir más allá de los 80 millones de dólares previamente planeados en infraestructura para servicios sobre IP. Su posición respecto al ingreso de América Móvil vía Claro TV al negocio del video en México es no y también se manifiesta porque los IXP sean netamente “neutrales” en aquello del manejo, interconexión y flujo de tráfico de datos, un concepto que entenderán mejor en el regulador IFT y un aviso para KIO Networks.

De su pelea de ochos años con Telmex —“el adversario histórico” y que según González calificó a MCM como un “descremador del mercado”— MCM Telecom aprendió que invertir en redes propias e innovar en servicios de valor agregado estaba la clave para la supervivencia, por eso la compañía es un tanto reticente a usar “fierros” de proyectos de redes troncales pensadas desde el gobierno.

El instinto de González está en lo correcto, porque días después de esta entrevista, el gobierno, a través de Telecomm, retrasó por tercera ocasión el calendario de hitos de la red troncal que por su lado promueve y CFE y la Subsecretaría de Comunicaciones todavía no han dicho qué preguntaron los interesados por la “otra” red troncal, dos semanas después de que prometieron presentar al público esos comentarios.

— Ustedes cuentan con una concesión en la banda de 23 GHz; está en proceso de renovación y, según parece, es muy buena para servicios de 5G… ¿Creen que el regulador pueda reasignarla para otros fines? ¿Ustedes aceptarían eso o qué otros planes tienen de cara a un futuro con 5G sobre ese espectro y su infraestructura?

— Al momento, estamos fuertes con los servicios en la nube. Con MCM Cloud Connect, que es un enlace dedicado conectado a la nube de Amazon y que además va por un carril privado y encriptado, da seguridad a las empresas y para nosotros es un buen negocio. En la nube, entonces, están ahora muchas oportunidades.

Y con 5G se crearán redes con una súper velocidad en tus pies, una baja latencia en tus manos para responder y una transmisión de datos arriba de 100 gbps y todo eso permitirá que, un ejemplo, los coches autónomos sean posibles, pues van a recibir información y van a tener capacidad de procesar más rápidamente esa información y tomar cualquier decisión.

¿Cuál creemos que va a ser una oportunidad de negocio para nosotros? Todos esos datos que se van a generar van a tocar sí o sí las redes de fibra; van a tener que viajar por algo y preferirán las redes que estén en mejor estado, la más adecuada para soportar la demanda; sea nuestro espectro o nuestra fibra. La gente debe entender que la 5G no sólo es conectarse más rápido a Internet desde su celular; es una comunicación de mayor calidad, velocidad, procesamiento y respuesta para hacer aplicaciones que con 4G y ni siquiera con 4.5G se pueden hacer todavía y entonces un negocio importante para nosotros será el transporte masivo, esto para empezar, de datos corporativos y mientras diseñamos otros productos intangibles. En inteligencia artificial estamos pensando en algo y más cerca, teníamos el plan de un MVNO.

— Sobre esto… Megacable tenía a Megacel, pero desde 2011 parece que no le ha funcionado estar en ese nicho y ahora planea subirse a la Red Compartida a manera de un segundo intento. ¿Con ustedes cuál ha sido la experiencia?

— Nosotros tenemos el espectro de 23 GHz y lo usamos para enlaces punto a punto, básicamente para la última milla; cuando el cliente está lejos o cuando no podemos llegar por lo accidentado del terreno, lo conectamos por vía microonda y lo que sería bueno, que haría sentido a nuestro portafolio, es entrarle a los MVNOs, pero para ser un nuevo operador virtual las tarifas todavía están altas; se necesita mucha inversión para ir al usuario, a nuestros usuarios, pues ellos requieren otras soluciones y mayor seguridad y salir como un móvil virtual tiene sus peros, pues la comunicación depende de una red que no está bajo control nuestro y a nosotros no nos gusta depender de terceros, mucho menos si no sabemos cómo están sus redes. Si pudiéramos hacerlo, muy seguro le ahorraríamos recursos a nuestros clientes empresariales y por eso no dejamos de buscar la manera de llegarles por allí.

— Eso de control y dependencia en cuanto a redes de comunicación hace pensar que ustedes no competirían como interesados en la red troncal de fibra óptica, por alguna de las “dos” redes, pues todavía no ha quedado claro si las dos saldrán o si subsistirá sólo una.

— Yo prefiero aclarar que no conozco bien los proyectos y no sé si una de esas redes va a ser la “buena”. Pero como parte de la industria, tengo preguntas sobre cómo se encuentran esos hilos que se van a licitar y cómo es que creen que se pueden cumplir las obligaciones de dar Internet de acceso gratuito a sitios públicos, escuelas e incluso a gobiernos, porque es mucho ese requisito y eso no lo han explicado hasta ahora o yo no lo he escuchado. No está claro cómo eso de la red troncal podría resultar un negocio para un participante con esa contraprestación que están pidiendo de pagar los servicios gratuitos en quién sabe cuántas poblaciones. Alguien tiene que pagar eso.

— Ambos proyectos, cualquiera, suponen una red de transporte que podría funcionar como un insumo o un ahorro de tiempo en cuanto de despliegue de infraestructura para un operador de acceso y pensaría que así podrían llegar pronto a la era 5G.

— Con esos hilos, puede que sí haya un camino andado para 5G; un apoyo y dependerá de quién lo use y cómo. Pero también tienen que considerarse temas de capilaridad, de estado de conservación; y también, dónde un tramo o un hilo es idéntico en calidad o no al que sigue, porque eso significa desembolsar dinero; incluso, hasta en cómo se despliegan los cables por los postes, eso también significa ahorrar o gastar dinero por temas de peso.

Pongo un ejemplo: la red sale de una central el Pachuca y va hacia Ciudad Sahagún y de ahí a Ixmiquilpan, eso muy bien, pero salir al pueblo para atender a los clientes y donde está buena parte del negocio es donde está el reto. Aparte, no sabemos cómo saldrán las bases definitivas, si con alcance por ciudad o por región. Además, tú, como operador, puedes tener ya lista tu red de acceso con equipo de alta capacidad y nueva y resulta que la CFE trae otra capacidad con su red de transporte, entonces, cómo vas a hacer para meterlo en esa red. La solución más fácil, pero complicada: dinero.

Las fibras que pueden aguantar más capacidad de 5G son las de nueva generación de 288 cables. Y los cables serán de alta capacidad, pero también hay que ver dónde los pones o dónde los pusieron ya. En nuestro caso, todos los clientes están conectados con fibra con una conexión de alta fidelidad. Dicen que la 5G es importante y si es importante, no te vas a ir a algo barato o con dudas, pues no vas a poder explotar toda la eficiencia posible. Con esa red, en teoría, sí podrías iniciar en 5G, pero nosotros, mejor no nos arriesgamos. No nos llama la atención. Por nuestra experiencia, preferimos invertir en nuestra propia red y desplegar nuestra propia infraestructura.

— Como constructores y operadores de red, para el caso una dirigida a servicios corporativos, ¿qué posición tienen respecto a la Neutralidad de la Red y las empresas de Internet que mandan sus aplicaciones sobre la red de ustedes y de otros carriers?

— Está claro que hay dos visiones distintas, por un lado de los ISPs (operadores) y por otro el de las empresas de Internet, y está claro también que para todos los servicios esenciales existe ya un sustituto en OTT; desde la televisión hasta la telefonía, pasando por todo los servicios que gustes y todos usan nuestra infraestructura, pero creo que el debate ya debe ir un poco más allá de si lo usan y tiene que ver con la innovación, la competencia y el manejo de los datos y así como Facebook o Google pelean por la Neutralidad de la Red para todos, qué dicen cuando un AT&T o un Telcel anuncian que WhatsApp y Uber serán gratis, que no te cobrarán esos datos como usuario por usar esas aplicaciones y dejan fuera a Cabify. ¿Es eso o no una violación a la Neutralidad de la Red? Y eso de Movistar Play con Netflix es otro tema de Neutralidad de la Red, es algo que tiene que discutirse a favor del consumidor, por eso el tema ya no es la infraestructura.

Con esto, ¿presume que la regulación va a pasar o ya debería ir del mundo físico a Internet?

— El IFT ya hecho mucho y seguirá haciéndolo, pero también un día irá para allá. Las empresas de Internet traen un discurso que responde a sus intereses. Ellos dicen: “oye, estamos generando un bienestar a la sociedad; ponemos servicios gratuitos, conectamos gente…” y sí, en cierta forma es cierto. Pero lo que no se ve y no es políticamente correcto hablarlo es su comportamiento empresarial. Hablando de innovación, si hay una red que puede competirme en video, entonces compro YouTube, como compro WhatsApp o Waze, entonces están creando una suerte de monopolio, al no dejar que la innovación desarrolle más competencia en la misma Internet y ya hay voces en Estados Unidos y en Europa, fieles a su tradición de competencia, como Estados Unidos lo hizo primero en energía y luego en telecomunicaciones, en que se pensara y por qué no, dividir a empresas de Internet. Separar a Facebook de WhatsApp, de Instagram; a Google de YouTube…

¿Cree que todo esto lo pudiéramos ver al inicio de la próxima década?

— Tendríamos qué, antes; no división, pero yo creo que la regulación irá a la siguiente capa; si no, ¿por qué Facebook está muy estresado con el caso de Cambridge Analytica? La regulación va a ser para allá. Se tendrá que transparentar cómo se manejan los datos. Todo eso de Ransomware será el pasado. Ahora vendrán cosas como la manipulación desde Internet y pongo un ejemplo, suponiendo que quiero generar una tendencia en la CDMX, a un público muy bien dirigido, pues con la inteligencia artificial empiezo a crear bots y con mezclas de con identidades y hábitos de usuarios, que, como empresa de Internet, yo manejo. O más real, la AI va propiciar un debate en regulación con casos tan comunes como por el sólo hecho de que un coche autónomo a cuál debe cuidar en un posible accidente, ¿a la vida del conductor o la vida del niño que se cruzó la calle?

La regulación allí también tendrá que encargarse de atender y eliminar las fallas de mercado. ¿Y qué podría ser una falla de mercado allí? Pues el caso de Facebook con Cambridge Analytica, aunque pareciera por ciberseguridad, toca un tema de poder monopólico. Quizá estemos adelantándonos, pero cuando les caiga la regulación a las empresas más poderosas de Internet, la carga regulatoria que tenemos nosotros ahora, van a decir, “compremos a las telefónicas por su infraestructura”. Dinero tienen, no es descabellado. Eso no es bueno para el consumidor, porque están acumulando mucho poder.

¿Más regulación a las empresas de Internet y menos regulación a los ISPs? Por regulación, ¿Telmex debe ir ya a la televisión?

— No estaríamos contentos. Nosotros pedimos que se desregule más a nosotros y regulación a ellos para cuando se vean riesgos a la competencia. Que piensen (los entes reguladores) que la telefónica más grande del mundo es WhatsApp y no le ha pedido permiso a nadie para usar redes, pero si quieres poner una cablera en un pueblo de Chiapas tienes que pedir miles de permisos y cumplir con miles de informes cada mes, hasta en sábado; ¿cómo crees que se nutre el BIT del IFT?

¿Televisión para Telmex? Mal. No pueden darle más poder a quien ya tiene mucho poder; tienen que explicarlo (si le dan el acceso a Telmex) y fundamentarlo bien, o de lo contrario es malo para el consumidor y malo para la industria.

Fuente: El Economista

Compartir