Compartir

Agencias

En medio de la disputa entre Estados Unidos y Huawei, que tensó aún más las relaciones bilaterales con China, el presidente Nicolás Maduro anunció una “inversión inmediata” para que comience en Venezuela el despliegue de la red 4G de telecomunicaciones a través del despliegue del gigante tecnológico y otra compañía china, ZTE.

“Ordené hacer una inversión inmediata, junto a nuestros hermanos chinos y la tecnología de China, la tecnología de Huawei, ZTE y de todas las empresas chinas y rusas, para elevar las capacidades de telecomunicaciones y hacer realidad en Venezuela el sistema 4G a nivel nacional”, dijo el presidente venezolano en un acto, en el que también anunció la creación de la Corporación Socialista del Sector de las Telecomunicaciones y Servicios Postales de Venezuela, una entidad bajo control militar que tiene por objetivo impulsar el sector “al más alto nivel”.

El presidente de la Corporación de Telecomunicaciones, el coronel Jorge Márquez, indicó que la entidad llevará el sector “a lo más alto” para estar en el escalón “más competitivo a nivel mundial”. Para ello, instó a las empresas privadas y al sector público a trabajar estrechamente.

Además, Maduro también opinó sobre el conflicto entre Estados Unidos y Huawei, que tuvo su pico de tensión la pasada semana, luego de que el gobierno norteamericano suspendiera todos los negocios que requieran la transferencia de productos de hardware y software con empresas chinas.

Maduro calificó como una “tremenda agresión” la decisión de Estados Unidos de incluir a Huawei en la “lista negra” de empresas con las cuales las firmas estadounidenses no pueden hacer negocios sin el permiso expreso del Ejecutivo. “Huawei está en Venezuela y va a continuar en Venezuela”, celebró el mandatario.

Además, felicitó a la compañía por los “pasos agigantados” que del país asiático ha dado en los últimos años.

China presentó una “grave protesta formal” contra Estados Unidos al lamentar la denigración y acciones contra Huawei , compañía a la que se le impidió la compra de componentes tecnológicos de proveedores estadounidenses, en un nuevo paso de la guerra comercial entre ambos países.

Por su parte, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció que la disputa de su administración con la empresa tecnológica china podría resolverse mediante la firma de un acuerdo con el país asiático.

Agencia: DPA

Compartir