Compartir

Agencias

Semanas después del episodio de tensión para Huawei, la principal empresa china de telecomunicaciones en el mundo, empezará a desplegar infraestructura para las redes 5G en Rusia. En el panorama de la batalla comercial entre China y EE.UU. la llegada del país europeo puede traer mayores tensiones en el escenario geopolítico.

El miércoles Huawei, que representa un tercio de los equipos de telecomunicaciones a nivel global, firmó un acuerdo con compañía rusa de telecomunicaciones MTS para el desarrollo la tecnología 5G en el territorio de ese país para el transcurso del 2020.

El acuerdo, que llega en medio de las tensiones comerciales, fue anunciado coincidiendo con la visita de tres días que el presidente de China, Xi Jinping, está llevando a cabo estos días en Rusia y el encuentro del líder chino con Vladimir Putin, presidente ruso.

Putin y Jinping anunciaron también una respuesta a la tensión comercial con Estados Unidos, en la que medidas como aranceles y restricciones han sido tomadas desde ambas partes.

“Las partes se proponen contrarrestar la imposición de restricciones infundadas al acceso a los mercados de productos de tecnologías de la información con la excusa de garantizar la seguridad nacional, así como a la exportación de productos de altas tecnologías”, señala la declaración conjunta emitida al término de las negociaciones entre Putin y Xi en el Kremlin.

Ambos países celebran el aniversario número 70 de sus relaciones diplomáticas, después de que la URSS fuera el primer país en reconocer a la República Popular de China fundada por Mao Zedong en octubre de 1949.

Los mandatarios señalaron que las relaciones bilaterales han alcanzado unos niveles “sin precedentes” en su historia y pusieron como ejemplo que los intercambios comerciales superaran ya la barrera de los 108.000 millones de dólares anuales.

El documento conjunto subraya planes de Moscú y Pekín para oponerse a “la dictadura política y al chantaje en la cooperación comercial y económica internacional”, sugiriendo que algunos países se atribuyen a sí mismos el derecho a decidir los parámetros de cooperación internacional.

Pero la llegada del acuerdo no borra que ambos países han sido acusados por diversas organizaciones de derechos humanos de promover la censura en la red. El gobierno chino es el país con el internet menos libre del mundo según la organización sin ánimo de lucro Freedom House.

Al respecto, los mandatarios dijeron que buscarían “garantizar el funcionamiento pacífico y seguro de internet sobre la base de la participación en igualdad de condiciones de todos los países en dicho proceso” y también “contribuir a instaurar un mando regulado de un espacio informativo global”.

A pesar de los acuerdos, según Efe, Rusia recibe sólo un 1,8 por ciento (unos 43.000 millones de dólares) de las exportaciones chinas, mientras que EE.UU. es destino de un 20 por ciento (477.000 millones de dólares).

Fuente: Tecnósfera

Compartir