Compartir

Agencias

Durante el Mobile 360 Latin America representantes de las filiales en México de AT&T y América Móvil han mostrado su desacuerdo con respecto a los principales temas que frenaban el mercado, pero ambos coinciden en que las autoridades del país debían tomar medidas.

La sesión de debate, diseñada para discutir los obstáculos que la 5G afronta en América Latina, ha estado dominada por las discusiones sobre el mercado en México, con intervenciones de las tres operadoras del país y del regulador.

Incluso estando presente el regulador, quienes se han enfrentado por la dinámica del mercado son dos de los representantes de las operadoras.

Durante su intervención inicial, la vicepresidenta de asuntos regulatorios de AT&T, Monica Aspe, ha argumentado que el cuello de botella en la conectividad en el país se debía a la falta de “acceso asequible” a la fibra, gran parte de la cual es propiedad de una filial de América Móvil.

Aspe ha agregado que aunque el espectro es caro, ahora está disponible, lo que deja el problema de la fibra como el principal.

“La realidad es que nos encontramos en una situación anticompetitiva”, afirma, destacando la necesidad de compartir la fibra para evitar que las empresas gasten dinero en conectar áreas donde la infraestructura ya existe, a costa de poder invertir en otros lugares.

El director jurídico y de regulación de América Móvil, Alejandro Cantú Jiménez ha argumentado que aunque la regulación exige una modernización, en México la competitividad no es un problema. Ha añadido que los consumidores no entran en la tienda preguntando por la cuota de mercado.

Refiriéndose a los comentarios sobre la inversión en México, ha añadido que “mi mensaje al consejero delegado de AT&T es que no hable tanto y ponga más dinero”.

En otra parte de la sesión, la directora de regulación de Telefónica México, Ana de Saracho, ha argumentado que los reguladores se enfrentan a cargas fiscales injustas.

El comisionado del regulador mexicano IFT, Javier Juárez Mojica ha hecho hincapié en que los reguladores y las operadoras están “en el mismo bando” en cuanto a la intención de crear un entorno propicio para la tecnología de conectividad.

MWL

Compartir