Compartir

Agencias

El gigante chino de las telecomunicaciones Hawei lanzará en el tercer trimestre un nuevo sistema operativo para sus teléfonos móviles llamado “HongMeng OS”, que sin embargo recibirá el nombre de “Oak OS” en otros mercados, de acuerdo con la prensa local.

El sistema operativo podría estar listo como pronto en agosto o en septiembre, informó este fin de semana el rotativo local Global Times citando fuentes cercanas a la empresa y a Richard Yu, consejero delegado de la división de consumidores de Huawei, que ha reiterado en varias ocasiones que es “muy probable” que esté listo para este otoño.

La duda ahora es qué ventajas o inconvenientes tendría este sistema respecto a Android -la compañía asegura llevar años desarrollándolo- y qué diferencia habrá entre la versión china y la internacional, pero la compañía ha evitado pronunciarse al respecto por el momento.

Huawei ya se resiente del reciente veto de la Administración estadounidense y de las grandes tecnológicas de ese país a sus productos, de forma que sólo en España sus ventas de teléfonos móviles cayeron cerca del 30 % en los días posteriores a que se conociera la orden del presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

El hecho de que la estadounidense Google haya dejado en el aire las actualizaciones que podrían recibir los móviles de Huawei de su sistema operativo Android es lo que más ha pesado en los consumidores, según los expertos, dado que ese sistema operativo es el instalado en la mayor parte de cerca de 650.000 teléfonos que la empresa china vende cada día en el mundo.

Se prevé que la decisión de Alphabet (matriz de Google) y otras compañías estadounidenses de abandonar sus transacciones comerciales con Huawei para cumplir con la orden de Trump tenga un gran impacto sobre el mercado europeo y latinoamericano, y uno mucho menor en EEUU y China.

Pese a que el veto de Alphabet es el más inmediatamente perceptible para el usuario y el que ha causado más revuelo mediático, seis fabricantes de componentes electrónicos estadounidenses anunciaron que rompían sus relaciones comerciales con Huawei.

Las compañías de procesadores de EEUU Intel, Qualcomm, Xilinx y Broadcom, la alemana Infineon Technologies y los fabricantes de chips de memoria estadounidenses Micron Technology y Western Digital dejarán de suministrar a Huawei en cumplimiento de la orden de Trump, lo que podría demorar los planes mundiales de adopción de la red 5G.

Fuente: EFe

Compartir