Compartir

Agencias

Wei Leping, presidente del Comité Asesor en Tecnologías de China Telecom, se lamenta de que, si bien la velocidad del despliegue de la 5G depende de varios factores, el motor más importante parece ser la competencia internacional y nacional, en vez de un caso de negocio consistente.

En un acto celebrado con clientes y proveedores de Huawei, Wei ha advertido de que “no queremos que este remedo de carrera armamentística agote nuestros recursos. La 5G debería constituirse en plataforma de desarrollo económico y factor impulsor del desarrollo, en vez de instrumento para la competencia nacional.

Otros factores que impulsan los despliegues son el ritmo de la innovación y el desarrollo de especificaciones, el precio de los dispositivos y las oportunidades de generar ingresos.

Por lo que respecta a los ingresos generados por nuevos servicios, que son el factor más importante, afirma que “por desgracia, aún no hemos encontrado un caso de negocio que funcione de verdad, aunque las tres principales operadoras de China y las operadoras de todo el mundo llevan una docena de años buscándolo”.

Ha explicado que la facturación de las operadoras disminuye, pero que el despliegue de la 5G exige una mayor inversión. “Nos enfrentamos a un desajuste creciente.”

La relevancia de eMBB

Wei considera que las operadoras solo pueden confiar en la 5G como base para una mejora de la banda ancha móvil, porque solo la Versión 15 ha alcanzado la madurez suficiente.

Y opina que el desarrollo de la 5G no despegará mientras no se vendan smartphones 5G a precios razonables. “Como los dispositivos son caros, será difícil contar con que los terminales impulsen la instalación de las redes.”

Afirma que China Telecom adoptará la arquitectura autónoma (más conocida por las siglas inglesas SA, Standalone Architecture) para desarrollar el valor potencial generado por la 5G, como por ejemplo la latencia ultra baja, y añade que la arquitectura “no autónoma no nos ayudará a conseguirlo”.

Se prevé que a lo largo de 2020 la operadora traslade a SA tanto su red troncal como la de acceso a radio, lo que significa que la vida útil de los recursos no autónomos será bastante corta.

Señala que el ecosistema de 5G es más inclusivo que el de 4G. Las operadoras están dispuestas a cooperar con otros sectores verticales como la seguridad pública, la industria de automoción y la fabricación inteligente.

“Albergamos la esperanza de involucrar a más partes interesadas en diversos sectores para que todos podamos disfrutar de los dividendos que aportará la 5G.”

Fuente: MWL

Compartir