Compartir

Agencias

La renuncia de Vodafone a ofrecer a sus clientes la oferta de fútbol en televisión durante la pasada Liga y Champions ha sacudido el orden establecido en el negocio español de la televisión de paga. Así, el ‘operador rojo’ ha reducido el 24% de sus ingresos en el último semestre del año pasado, con un negocio de 90,28 millones de euros de ingresos, frente a los 119,24 millones facturados en el mismo periodo del año anterior. Por el contrario, Orange tiene motivos para celebrar la decisión de su competidor. En el mismo espacio de tiempo, la filial española de la multinacional francesa ha incrementado sus ingresos audiovisuales el 40%, desde los 48,05 millones del último semestre de 2017 a los 67,49 millones del mismo periodo de 2018. Por su parte, Telefónica apenas se ha visto favorecido ni perjudicado por el desdén de Vodafone a los goles televisados. En su caso, Movistar ha rebajado el 1,2% los ingresos de su televisión de pago, hasta los 843 millones en el acumulado de los dos últimos trimestres de 2018. Además, en la suma de los cuatro trimestres de 2018, Telefónica menguó la facturación audiovisual el 1,05%; Vodafone, el 7,81%, y Orange la elevó el 48,6%, esta última gracias al impulso excepcional del último semestre del curso pasado.

Los anteriores datos se desprenden del informe Económico Sectorial de Telecomunicaciones y Audiovisual, que difundió este lunes la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC). En el mismo estudio se constata el brillo de la televisión de pago durante el año pasado. Sus suscriptores aumentaron el 3,1% en términos interanuales, hasta los 6,9 millones, de los que 6,3 millones lo hicieron empujados por las ofertas paquetizadas de los operadores. No obstante, pese a las mayores contrataciones, los ingresos de las televisiones de pago (521 millones de euros) se redujeron el 1,6% en términos interanuales, algo menos que la caída del negocio de la televisión en abierto, que vio esfumarse el 1,9% de su facturación, con ingresos de 553 millones de euros.

En función de la tecnología empleada, ganaron clientela tanto la televisión IP (suministrada por las grandes telcos como Telefónica, Orange y Vodafone) como la televisión online (proporcionada por los operadores over the top, como Netflix, HBO o DAZN), mientras que las ofertas del cable y el satélite continuaron su declive de años anteriores.

Ahorros en los ‘paquetes’

Curiosamente, el gasto de los hogares españoles abonados a ofertas múltiples de telecomunicaciones se redujo respecto al año anterior. Así, las familias y particulares con paquete cuádruple (sin incluir la televisión de pago) gastaron un promedio de 53 euros mensuales, algo menos que a finales de 2017, mientras que los hogares con paquete quíntuple (con televisión de pago) gastaron 77,3 euros, casi 2 euros menos que en 2017, según la CNMC.

Ya hay nueve millones de líneas de fibra óptica con velocidades de al menos 100 Mbps

El estudio del organismo acredita con cifras el salto de calidad y de cantidad protagonizado por España a lo largo de 2018 en los servicios de la fibra óptica hasta el hogar (FTTH). Según la CNMC, esta infraestructura de acceso a Internet ya forma parte de la vida de casi el 60% de los hogares españoles, con más de nueve millones de este tipo de líneas con velocidades de 100 Mbps.

A las anteriores líneas de super alta velocidad hay que añadir aquellas de más de 30 Mbps, que representan el 15,5% del total, de lo que se desprende que tres de cada cuatro hogares españoles disfrutan de conexiones fijas de alta velocidad, por encima del 75%, entre accesos de más de 30 Mbps y 100 Mbps. “El total de accesos de NGA (redes de nueva generación) desplegados a fin de año alcanzó los 57 millones, de los cuales 46,7 millones eran de fibra”, indica el mismo informe. La gran mayoría de las conexiones (el 88%) se las reparten los tres principales operadores del sector: Movistar, Orange y Vodafone. Estas mismas empresas suman una cuota conjunta en el negocio del móvil del 78,4%, diez puntos porcentuales menos que en la FTTH.

Fuente: eE

Compartir