Compartir

JenTelMx

Comcast anunció hoy que expandirá de manera significativa la elegibilidad para Internet Essentials, el programa más grande de adopción de internet de banda ancha en EE.UU., para incluir a todos los hogares de bajos recursos que cumplan con los requisitos en su área de servicio. La expansión es el cambio más importante en la historia del programa y la empresa estima que más de tres millones de hogares adicionales de bajos recursos podrán calificar para solicitarlo, entre ellos hogares con personas con discapacidades. La compañía estima que casi siete millones de hogares ahora tienen acceso a Internet de bajo costo, que literalmente duplica el total número de hogares previamente elegibles. Además, la compañía anunció que, desde agosto del 2011, Internet Essentials ha conectado a internet desde sus casas a más de ocho millones de ciudadanos de bajos recursos en dos millones de hogares, la mayoría por primera vez en sus vidas. El anuncio de hoy le sigue a otras 11 ampliaciones anteriores de elegibilidad, entre las que figura la extensión del programa el año pasado a veteranos de bajos ingresos.

Esta expansión es la culminación de una meta audaz que nos planteamos hace ocho años, que fue cerrar la brecha digital de manera significativa para los norteamericanos de bajos recursos”, afirmó David L. Cohen, vicepresidente ejecutivo sénior y gerente general de diversidad de Comcast NBCUniversal. “Podría decirse que el internet es la innovación tecnológica más importante de la historia y es inaceptable que vivamos en un país donde millones de familias y personas no tienen acceso a este recurso que puede cambiar sus vidas. Ya sea que los estudiantes usen la conexión para hacer su tarea escolar, los adultos la usen para buscar nuevos empleos y postularse a ellos, los adultos mayores la usen para mantenerse en contacto con sus amigos y familiares o los veteranos la usen para acceder a sus beneficios merecidos y asistencia médica, en esta era digital moderna el estar conectados es absolutamente esencial”.

Para poder calificar para el programa, los solicitantes de bajos recursos solo necesitan demostrar que participan en uno de los más de una decena de distintos programas federales de asistencia como Medicaid, Programa de Asistencia Nutricional Suplementaria y Seguridad de Ingreso Suplementario (o SNAP y SSI respectivamente, por sus siglas en inglés). La empresa ya acepta solicitudes de hogares que cuenten con un estudiante apto para el programa nacional de almuerzos escolares, que vivan en viviendas públicas o reciban asistencia para viviendas del Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano, o HUD en inglés (incluidos los vales de Sección 8), o participen en el programa de pensiones para veteranos, así como también los adultos mayores y estudiantes de bajos recursos que asistan a centros de estudios superiores en determinadas regiones de prueba.

Según el Censo de EE.UU. de 2017, los hogares de las ciudades con los mayores índices de pobreza tienen hasta 10 veces más probabilidades de no contar con un servicio de internet de banda ancha por cable en sus viviendas que los hogares en comunidades con ingresos más altos. Por ejemplo, en Palo Alto, California y Bethesda, Maryland, donde los índices de pobreza son muy bajos, solo alrededor del 6% de los hogares no cuenta con una suscripción de internet de banda ancha por cable. Pero en ciudades como Trenton, Nueva Jersey y Flint, Michigan, donde los índices de pobreza son superiores al promedio nacional, un 60% o más de los hogares no cuenta con conexión a internet en sus casas. Es así como menos de la mitad de los hogares están conectados y es aquí donde vemos la muestra de la brecha digital.

Internet Essentials tiene un diseño integrado que aborda cada uno de los tres obstáculos principales a la adopción de banda ancha que identificaron las investigaciones:

  • La falta de aptitudes de alfabetización digital,
  • La falta de conciencia de la relevancia de internet para las necesidades cotidianas y temor a internet,
  • La falta de una computadora y los costos.

Como resultado, el programa incluye múltiples opciones para obtener capacitación digital gratuita por medio de materiales impresos, en internet o en persona; la opción de adquirir una computadora equipada con internet por menos de $150 y un servicio de conexión a internet de alta velocidad y bajo costo por $9,95 al mes más impuestos. Este programa también se estructura como una asociación entre Comcast y decenas de miles de distritos escolares, bibliotecas, funcionarios gubernamentales y socios comunitarios sin fines de lucro.

La barrera más importante para la adopción de banda ancha en las comunidades de bajos recursos sigue siendo un conjunto compuesto por la falta de aptitudes de alfabetización digital, falta de conciencia digital y temor a internet. Para ayudar a combatir estos obstáculos, desde el 2011, Comcast ha invertido más de $650 millones para apoyar actividades de capacitación en alfabetización y conciencia digital, llegando a más de 9,5 millones de norteamericanos de bajos ingresos. Además, la empresa ha vendido o donado más de 100.000 computadoras con descuentos o grandes subsidios a familias y veteranos que las necesitan.

Con información de Comcast

Compartir