Compartir

Agencias

La presión de EE.UU. contra el impuesto digital francés, también conocido como impuesto GAFA sigue firme. Google, Facebook y Amazon, entre otras, testificarán en una audiencia del Gobierno de EE.UU. para hablar sobre el impacto de la medida.

En julio, el Senado francés aprobó una obligación del 3 por ciento a los ingresos de servicios digitales por parte de empresas con ingresos superiores a los 25 millones de euros en el territorio francés o a los 750 millones de euros en todo el mundo y tengan usuarios en ese país.

Ese mismo mes, la Oficina del Representante Comercial abrió una investigación sobre el nuevo impuesto que calificó de «irrazonable». Dicha oficina podría emitir nuevos aranceles sobre los bienes franceses u otras restricciones comerciales después de que el periodo de comentarios públicos se cierre el 26 de agosto.

Las versiones de las compañías

El director de política fiscal internacional de Amazon, Peter Hiltz, dijo en un testimonio escrito para la audiencia que la firma notificó a miles de pequeñas y medianas empresas con sede en Francia, que venden sus productos en Amazon.fr, que ciertas tarifas aumentarán en un 3 por ciento a partir del 1 de octubre.

Agregó que: «Productos y servicios vendidos desde EE.UU. a través de la tienda en línea de Amazon en Francia costarán más como resultado del impuesto».

En representación de Facebook, el jefe de política fiscal global de la firma, Alan Lee, aseguró que el impuesto francés «plantea dificultades para el modelo comercial de Facebook y obstaculizará el crecimiento y la innovación en la economía digital». También dijo que la medida requiere una reingeniería de sus sistemas.

Para Facebook «si bien podemos tener los datos necesarios para calcular el impuesto, requeriría tiempo y recursos adicionales para capturar estos datos y mantenerlos para estos nuevos fines fiscales y de auditoría».

El asesor de política comercial de Google, Nicholas Bramble, dijo en un testimonio escrito que la medida francesa es «una desviación brusca de las normas fiscales establecidas desde hace mucho tiempo y se dirige exclusivamente a un subconjunto de empresas (y…) es probable que genere disputas sobre si las actividades digitales específicas fueron suministradas en Francia o en otra región».

Jennifer McCloskey, vicepresidenta de política del Consejo de Industria de Tecnología de la Información, que representa a Amazon, Facebook, Apple Inc, Google y muchos otros, testificará el lunes que el impuesto «representa un precedente preocupante, que se aparta innecesariamente del progreso hacia un impuesto internacional estable y duradero. políticas y pueden afectar desproporcionadamente a las empresas con sede en los Estados Unidos «.

El grupo agregó que «existe una alta probabilidad de que el costo del impuesto se transfiera a la cadena de suministro».Un grupo de compañías que incluye Airbnb, Amazon, Expedia Group Inc, Facebook, Google, Microsoft Corp y Twitter Inc dijo en comentarios escritos por escrito a USTR que el impuesto «es injustificable porque infringe acuerdos internacionales y no es razonable porque es discriminatorio, retroactivo e inconsistente con los principios de la política fiscal internacional «.

El mes pasado, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, amenazó con gravar los vinos franceses sobre el impuesto. La Casa Blanca dijo que «la medida unilateral de Francia parece apuntar a empresas innovadoras de tecnología de los Estados Unidos que brindan servicios en distintos sectores de la economía».

Otros países de la Unión Europea, como Austria, Gran Bretaña, España e Italia, también han anunciado planes para sus propios impuestos digitales. Dicen que se necesita un gravamen porque las grandes compañías multinacionales de internet, como Facebook y Amazon, obtienen ganancias en países de bajos impuestos como Irlanda, sin importar dónde se originen los ingresos.

Fuente: Tecnósfera

Compartir