Compartir

Organismos internacionales

En esta era digital, la confianza lo es todo. La ciberseguridad es crucial para garantizar el acceso universal, fiable y equitativo a la conectividad.

Si bien el uso de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) permite una mejor gestión y una mayor productividad, el uso de sistemas digitales también genera riesgos. De hecho, las ciberamenazas y los ciberataques plantean retos de seguridad cada vez mayores en todos los países, tanto para el sector público como para el privado.

La mejora de la ciberseguridad y la protección de las infraestructuras críticas de información resulta esencial para el desarrollo social y económico todos los países. Los incidentes relacionados con la ciberseguridad pueden poner en peligro la disponibilidad, integridad y confidencialidad de la información que transita por las redes y perturbar las operaciones y el funcionamiento de infraestructuras esenciales, tanto digitales como físicas. También pueden comprometer la seguridad de las personas y de países enteros.

Las ciberamenazas y los ciberataques incluyen desde ataques a objetivos individuales hasta ataques a plataformas y actores específicos, o ataques generalizados que pueden desbordar las fronteras nacionales (por ejemplo, las botnets). Por lo tanto, la cooperación internacional desempeña un papel cada vez más importante en el fortalecimiento de la ciberseguridad, y la legislación, las políticas y las estrategias deben adaptarse al contexto local a fin de responder a las necesidades nacionales.

La UIT sirve de plataforma de diálogo mundial para: establecer normas internacionales relacionadas con la seguridad, ayudar a los países a definir estrategias de ciberseguridad y a establecer equipos de respuesta a incidentes informáticos (EIII), proteger a los niños en línea, fomentar la capacidad humana y facilitar el diálogo sobre políticas.

Se reconoce que la expansión y el desarrollo del acceso a las TIC, basándose en la seguridad y la confianza, resultan esenciales para acelerar los avances para lograr los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas (ODS).

DESAFÍOS Y SOLUCIONES: CREAR REDES 5G PARA EL FUTURO

Las ciberamenazas y los ataques plantean retos de seguridad cada vez mayores en todos los países, tanto para el sector público como para el privado. Los incidentes relacionados con la ciberseguridad pueden comprometer la disponibilidad, integridad y confidencialidad de la información que transita por las redes y perturbar las operaciones y el funcionamiento de infraestructuras esenciales. También pueden comprometer la seguridad de las personas y de países enteros.

En unas sociedades cada vez más digitales, los ciberincidentes pueden tener una mayor repercusión en el mundo físico sobre la infraestructura conectada a la Internet pública. Pueden afectar al desarrollo económico y social de los países, comprometiendo la integridad de las infraestructuras críticas de información y comunicación (incluidos los servicios de emergencia, los suministros de agua y las redes eléctricas, las cadenas de distribución de alimentos, los aviones y el transporte marítimo, los sistemas de navegación, los procesos y el suministro industriales, la atención sanitaria, el transporte público y los servicios gubernamentales).

Los ataques pueden organizarse desde cualquier parte del mundo, y pueden desbordar las fronteras. A menudo se afirma que la ciberseguridad es tan fuerte como su eslabón más débil. Por lo tanto, los países deben trabajar juntos para lograr un nivel mínimo apropiado de capacidad en materia de seguridad, de manera que se puedan identificar y fortalecer los eslabones débiles.

CONTRIBUCIÓN DE LA UIT

La UIT sirve de plataforma para el diálogo mundial, al ayudar a sus Estados Miembros y Miembros a establecer normas internacionales relacionadas con la seguridad, prestar asistencia a los países en la definición de estrategias de ciberseguridad y la creación de equipos de intervención en caso de incidente informático (EIII), proteger a la infancia en línea, crear capacidad humana y facilitar el diálogo en materia de políticas.

La UIT ayuda a los Estados Miembros a elaborar y mejorar unos marcos o estrategias nacionales eficaces en materia de ciberseguridad. A nivel nacional, la ciberseguridad es una responsabilidad compartida que requiere una acción coordinada de prevención, preparación y respuesta por parte de los organismos gubernamentales, las autoridades, el sector privado y la sociedad civil. Para garantizar un entorno digital seguro, protegido y resistente, se requiere un marco o estrategia nacional integral.

En 2008, la UIT puso en marcha la Iniciativa para la Protección de la Infancia en Línea (PIeL), un esfuerzo de múltiples partes interesadas que tiene por objeto crear una experiencia en línea segura y estimulante para los niños de todo el mundo. En cooperación con diversos asociados, la UIT ha venido proporcionando orientación y creando capacidad en diversos países, con implicación de los responsables políticos, los progenitores, los educadores y los niños.

La UIT publica el Índice de Ciberseguridad Global (ICG), que pone de manifiesto el compromiso de los Estados Miembros de la UIT con la ciberseguridad a efectos de crear un espacio seguro para los usuarios de Internet en su país.

Se necesitan mecanismos y estructuras institucionales eficaces a nivel nacional para hacer frente de manera fiable a las ciberamenazas y los incidentes. La UIT ayuda a los Estados Miembros a crear y mejorar los       equipos nacionales de intervención en caso de incidente informático (EIII). Para responder a la rápida evolución de las tecnologías y a la aparición de amenazas conexas, es preciso  actualizar y mejorar continuamente la respuesta a los incidentes.

La UIT lleva a cabo cibersimulacros regionales y nacionales destinados a fortalecer la cooperación nacional e internacional entre los Estados Miembros de la UIT para hacer frente a las ciberamenazas y los ciberataques. Hasta la fecha, la UIT ha realizado cibersimulacros en los que han participado más de 100 países.

Las Comisiones de Estudio de la UIT proporcionan una plataforma mundial neutral para que los miembros de la UIT elaboren normas internacionales en materia de seguridad. La Comisión de Estudio 17 del UIT-T es la Comisión rectora de la UIT encargada de la seguridad, con el mandato de «fomentar la confianza y la seguridad en la utilización de las TIC». La Comisión elabora arquitecturas y marcos de seguridad globales que soportan la autentificación y la gestión de identidades, los aspectos de seguridad de las aplicaciones de comunicación, la ciberseguridad, la protección de la información de identificación personal y mucho más. Entre los temas de creciente importancia para el trabajo de la Comisión figuran los aspectos de seguridad de los sistemas de transporte inteligentes, las tecnologías de contabilidad distribuida como son las cadenas de bloques y las tecnologías informáticas cuánticas.

Para lograr la máxima eficacia, la UIT está trabajando en estrecha colaboración con asociados de organizaciones internacionales, del sector privado, de asociaciones industriales y del mundo académico, incluidos, por ejemplo, el Foro Económico Mundial y la Interpol.

Fuente: UIT

Compartir