Compartir
Torre retransmissora

Por Liliana Corona, Expansión

Para el ejercicio 2020, el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación considera un total de 6.1 billones de pesos, de los cuales solo el 0.1% va destinado al sector de telecomunicaciones y, no obstante, es 75% superior al que se autorizó para el año que termina.

Solo para el sector de telecomunicaciones, incluyendo la estrategia digital y la nueva empresa estatal CFE Telecomunicaciones e Internet para Todos, el proyecto de presupuesto para el próximo año es de 5,963.3 millones de pesos (mdp), que algunos analistas consideran bajo.

“El hecho de que sea un presupuesto relativamente bajo nos dice varias cosas: uno, es que CFE Telecomunicaciones no ha descartado dirigirse a la iniciativa privada (y que) puede utilizar la infraestructura que tenga el municipio para llevar la última milla y por eso el presupuesto no es tan amplio como construir una red nacional de cero”, explica Jesús Romo, director de Telconomia.

Todavía, además, hay oportunidad de balancear mejor este presupuesto, pues se hizo un descuento de 30% a la Subsecretaría de Comunicaciones, parte de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) encargada de los programas de conectividad. “El presupuesto para 2020 castiga la Estrategia Digital Nacional, a la Subsecretaría de Comunicaciones, a Internet para Todos y el de CFE Telecomunicaciones es muy escaso para iniciar”, opina Jorge Bravo, director general de Digital Policy & Law.

Un análisis de la consultora The Competitive Intelligence Unit (CIU) sitúa el monto que se requiere para cerrar la brecha digital, es decir, para cubrir el déficit de infraestructura actual, en 187,500 mdp solo en su despliegue y sin considerar los costos de mantenimiento de la infraestructura existente. En tanto, el presupuesto de CFE Telecomunicaciones es poco más de 3% de esa estimación.

“Este presupuesto puede tratarse de una primera etapa de desarrollo del proyecto (CFE Telecomunicaciones). Además, no contamos con un estudio de viabilidad, ni plan de negocio que atraiga capitales, incluso extranjeros, para que el proyecto sea atractivo”, señala Sandra Rodríguez, directora de Jurídica en Telecomunicaciones (JenTel).

Rodríguez también destaca que hay una forma de aprovechar al máximo el presupuesto que se destine al sector en función de la efectividad de los programas, de los cuales no aun no hay una evaluación como el caso de México Conectado que hoy se llama Internet para todos.

Actualmente, no está disponible el número de sitios que brindan servicio gratuito de internet en lugares públicos que correspondían al programa México Conectado. La última cifra que informó la administración anterior fue que estaba disponible en 101,000 sitios, 60% menos de la meta originalmente planteada en el sexenio de Enrique Peña Nieto.

“La Secretaría de Hacienda, la Auditoría Superior de la Federación y la Secretaría de la Función Pública pueden revisar qué tan bien se empleó el presupuesto para México Conectado para evaluar la continuidad de esos programas”, apunta Rodríguez.

Los servicios de telecomunicaciones, especialmente internet de banda ancha, son importantes porque contribuyen al desarrollo, advierten los especialistas. Desde 2012, un estudio Raúl Katz, de la Columbia Business School, detalló que el aumento de 10% en la penetración de banda ancha puede contribuir al crecimiento de 0.16% del producto interno bruto (PIB) en países de Latinoamérica.

Fuente: Expansión

Compartir