Compartir

Agencias

Apple Inc. no estará exenta de aranceles en cinco componentes fabricados en China para la próxima computadora Mac Pro, incluso después de que la compañía anunciara que mantendría algunas operaciones de ensamblaje en EE.UU.

La oficina del Representante de Comercio de Estados Unidos denegó la solicitud de Apple de alivio de los aranceles de 25% en las muy discutidas ruedas opcionales para la Mac Pro de Apple, una placa de circuito para administrar puertos de entrada y salida, un adaptador de corriente, un cable de carga y un sistema de enfriamiento para el procesador de la computadora.

Las decisiones, publicadas el lunes, se producen una semana después de que Apple anunciara que fabricaría las nuevas computadoras Mac Pro en una planta en Austin, Texas, que funciona desde 2013, después de considerar originalmente transferir la producción a China, como con sus otros productos. La medida siguió a un anuncio este mes de que la oficina de comercio de EE.UU. aceptó la solicitud de Apple de exenciones arancelarias para 10 de 15 partes chinas.

El presidente Donald Trump puso el lunes en su cuenta de Twitter un enlace a una historia de Fox Business sobre los planes de Apple en Texas y elogió a la compañía por apoyar los empleos en Estados Unidos.

“¡Una gran noticia! @Apple anunció que fabricará su nueva Mac Pro en Texas. Esto significa cientos de empleos estadounidenses en Austin y para proveedores en todo el país. ¡Felicitaciones al equipo de Apple y sus trabajadores!”, tuiteó el presidente el lunes.

Daño económico

Apple dijo que no tenía ningún comentario más allá del anuncio de la semana pasada.

Las decisiones de exclusión se basan en si un producto está disponible solo en China, si es estratégicamente importante o está relacionado con los programas industriales chinos, y si los aranceles “causarán graves daños económicos” a la empresa o los intereses estadounidenses.

En cartas a Apple publicadas en línea, la oficina del Representante Comercial dijo que las cinco solicitudes de exclusión fueron denegadas porque “no demostraron que la imposición de aranceles adicionales sobre el producto en particular causaría un daño económico severo para usted u otros intereses estadounidenses”.

Al anunciar que la Mac Pro se seguiría fabricando en Texas, Apple aplaudió a la administración Trump por su desgravación arancelaria para los otros componentes, incluida la carcasa y los accesorios de la computadora, como el mouse y el trackpad. El precio inicial para la Mac Pro es de US$5.999 y se espera que las ruedas opcionales tengan un costo adicional.

En sus 15 solicitudes de exclusiones publicadas el 18 de julio, Apple dijo que los dispositivos o componentes no están relacionados con los programas industriales chinos y que “no hay otras fuentes para este componente patentado y diseñado por Apple”.

Sin alivio

Trump había señalado que el alivio de los aranceles sería rechazado, diciendo en un tuit del 26 de julio que “a Apple no se le otorgará exención de aranceles, o alivio, para las piezas Mac Pro hechas en China. Háganlas en EE.UU., ¡sin aranceles!”. Pero el presidente luego dijo a los periodistas “lo resolveremos” y “creo que van a anunciar que van a construir una planta en Texas”.

Las solicitudes de Apple involucraron bienes que hacen parte de los US$200.000 millones en productos chinos afectados con aranceles en septiembre pasado. Trump aumentó el arancel sobre ese lote a 25%, en comparación con 10% en mayo. La tasa aumentará a 30% el 15 de octubre, incluidos otros US$50.000 millones en bienes que también se grabaron el año pasado.

Productos como Apple Watch, AirPods, y las computadoras iMac se vieron afectados por aranceles de 15% a principios de este mes, mientras que el iPhone, iPad y otros productos principales de Apple recibirán el impacto a finales de diciembre. Apple ha sostenido que sus productos son diseñados principalmente en EE.UU. y que ha aumentado su inversión local desde que inició la guerra comercial.

Fuente: Bloomberg

Compartir