Compartir

Agencias

La rama ejecutiva de la Unión Europea advirtió que Europa está poniendo en riesgo sus valores centrales y su influencia estratégica debido a una dependencia excesiva en el hardware y el software para computadoras proporcionados por otros países.

Un documento de política interna, producido por la Dirección General de Redes de Comunicación, Contenido y Tecnología de la Comisión Europea, llama a una acción urgente y describe una propuesta de “iniciativa para la soberanía tecnológica” que asegura podría revertir la tendencia.

Sin un cambio de dirección, los “fundamentos de la sociedad europea y sus valores se verán sometidos a una presión creciente, ya que depender de terceros países significa confiar en sus valores”, según el documento, del cual Bloomberg News obtuvo una copia. “La posición e influencia de Europa en los mercados globales se erosionará, lo que afectará el liderazgo europeo y pondrá en peligro nuestra soberanía tecnológica en las principales cadenas de valor estratégicas industriales”.

El documento de 23 páginas, un capítulo en un libro informativo más largo, parece haber sido preparado para altos funcionarios que trabajan con Ursula von der Leyen, quien en noviembre reemplazará a Jean-Claude Juncker como presidente de la Comisión Europea.

El Parlamento Europeo está listo para interrogar a los nominados de Von der Leyen para la nueva rama ejecutiva en audiencias de confirmación a partir de esta semana, donde se plantearán los problemas de la soberanía tecnológica y la inteligencia artificial. De ser confirmadas, Sylvie Goulard, seleccionada para ser comisionada del mercado interno, y Margrethe Vestager, nominada a vicepresidente ejecutiva de asuntos digitales –además de su papel actual como jefa de competencia–, decidirán en última instancia las políticas tecnológicas de la UE.

Johannes Bahrke, portavoz de la Comisión Europea, declinó hacer comentarios. “No hacemos comentarios sobre filtraciones”, dijo en un correo electrónico.

Potencias tecnológicas

El documento destaca la urgencia de un debate sobre cómo la comunidad tecnológica europea puede producir potencias para competir con Apple Inc., Huawei Technologies Co. u otras de su tipo. Las empresas europeas que producen los componentes fundamentales de la tecnología, incluidos los semiconductores y el software, no han podido mantenerse al día con el creciente costo de la inversión para ser competitivas. Sus homólogos estadounidenses han avanzado en el desarrollo de estándares y productos, mientras que compañías asiáticas como Samsung Electronics Co. han dominado la fabricación en masa a escala con la que las empresas europeas no pueden competir.

“En principio, tenemos buenas capacidades de investigación en Europa, pero estamos invirtiendo poco, y en muchos casos los investigadores talentosos van a otros lugares donde se les paga mejor”, afirma J. Scott Marcus, investigador principal del centro de estudios Bruegel, con sede en Bruselas. “En algunas áreas críticas como la inteligencia artificial y el aprendizaje automático, el liderazgo tiende a estar en Estados Unidos, y China está surgiendo rápidamente. Es un gran problema. Hay todo un motor de innovación aquí que necesita ser reforzado”.

Von der Leyen se ha comprometido a presentar una nueva legislación para apoyar el desarrollo ético de la inteligencia artificial dentro de los primeros 100 días de su toma de posesión. Eso podría incluir la introducción de “pasaportes de datos” que obligarían a las empresas a explicar cómo funcionan sus sistemas de inteligencia artificial, según Politico, que también obtuvo una copia de un libro informativo para altos funcionarios.

Los funcionarios de la Comisión Europea estarían instando a Von der Leyen a establecer un Fondo Europeo Futuro que invierta más de US$100.000 millones en participaciones de capital en compañías europeas, informó Politico.

‘Seguridad estratégica’

El documento sugiere que los cambios están atrasados. Europa “depende cada vez más de tecnologías extranjeras para partes clave de su economía, algunas de ellas esenciales para nuestra seguridad estratégica”, señala el documento. Además, dice, la mayoría de las tecnologías informáticas “a menudo se fabrican en otros lugares, en países que no necesariamente respetan los valores y los derechos fundamentales europeos”.

El documento recomienda que la UE tome “medidas urgentes” para aumentar su apoyo al trabajo en los campos de conectividad, hardware, datos, inteligencia artificial y ciberseguridad. El documento expresa preocupación de que las tecnologías de inteligencia artificial, si se desarrollan fuera de Europa, podrían en el futuro “dañar gravemente” a los ciudadanos y las empresas del continente.

Sugiere formar nuevas alianzas público-privadas y aprovechar los florecientes mercados en los Balcanes occidentales y África. El despliegue de la tecnología necesaria en todo Europa generaría un crecimiento económico de 2,3 billones de euros (US$2,5 billones) para 2030, según el documento.

Una vez en el cargo, Von der Leyen no tendrá el poder para instituir tales cambios. Todavía tendrían que ser aprobados por el Parlamento Europeo y los gobiernos nacionales europeos antes de la implementación.

Fuente: Bloomberg

Compartir