Compartir

Por Nicolás Lucas, El Economista

La compraventa de Radiópolis por parte de la familia Alemán, a través de la subsidiaria Corporativo Coral, podría tener todavía posibilidades de ser salvada, más allá de si las partes dan un nuevo empuje a sus negociaciones, dado que la autorización que el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) dio a esta concentración tiene una vigencia de seis meses que se cuentan a partir del 21 de agosto pasado y prorrogable en una sola ocasión por un periodo de seis meses también, si los interesados lo solicitan.

Aquel día, el regulador estableció una fecha de treinta días hábiles para que Grupo Televisa, dueña del 50% de Radiópolis, y Corporativo Coral presentaran la documentación que acreditase la realización efectiva de la operación, pero dejó abierto el plazo de los seis meses y su posible prórroga para que las dos empresas dejaran planchado todo el proceso de compraventa de Radiópolis, más allá del inicio de 2020.

El plazo de los 30 días hábiles para demostrar la realización efectiva de la operación termina el jueves 3 de octubre, partiendo de que las empresas hayan sido notificadas de la decisión del IFT el día 22 de agosto.

Lo anterior fue concedido por el IFT con base en una serie de artículos de las leyes federales de Competencia Económica (LFCE) y de Telecomunicaciones y Radiodifusión (LFTR) bien detallados en el expediente UCE/CNC-003-2019 y hecho público por el órgano regulador en el punto de acuerdo con folio P/IFT/210819/432.

Este lunes se conoció que el Corporativo Coral no había conseguido dar cumplimiento a tiempo al compromiso del primer pago al que se sujetó en la compraventa de Radiópolis, por un monto cercano a los 35 millones de dólares, de los casi 64 millones de dólares en que aceptó comprar el 50% de ese radiodifusor a Grupo Televisa; en moneda mexicana, en 1,248 millones de pesos.

El 21 de agosto, el IFT saludó esa compraventa, porque el cambio de control en la mitad de Radiópolis no suponía afectaciones negativas al mercado de la radio mexicana; porque implicaba además la salida de un grupo histórico como Televisa que ahora se enfoca en las telecomunicaciones, en tanto que Corporativo Coral se convertía en nuevo actor de radiodifusión de alcance nacional.

Así fue que el regulador validó la compra de las filiales: Sistema Radiópolis, Cadena Radiodifusora Mexicana, Cadena Radiópolis, Radiotelevisora de Mexicali, Servicios Radiópolis, Radio Comerciales, Servicios XEZZ, Radio Tapatía, Radio Melodía y XEZZ S.A. de C.V., que juntas conforman todo el grupo Radiópolis.

Por su parte, las empresas que integran al grupo comprador son Corporativo Coral, ABC Aerolíneas, Grupo Golem, Mecolo, Satélite Apelo, Fraccionamientos y Operadora de Construcciones de México y 16 filiales más, todas propiedad de la familia Alemán.

El IFT también desveló que el 50% de Radiópolis vendido a Coral comprende 20 estaciones de radio AM/FM y acuerdos con 84 estaciones afiliadas por todo el país.

Esas señales logran una cobertura estimada en 22 estados del país y llegan aproximadamente al 62% de la población mexicana, según el regulador.

Fuente: El Economista

Compartir