Compartir

Agencias

A partir de la madrugada de este jueves decenas de miles de usuarios de Avantel despertaron sin servicios de voz. La razón de la desconexión fue una decisión de Tigo, quien es dueño de algunas de las redes de telecomunicaciones en las que viajan las comunicaciones de Avantel. Según se conoció en horas de la mañana, Tigo realizó la desconexión del servicio (que según algunos medios fue a unos 250.000 usuarios) para protestar por pagos que aseguran llevan atrasados varios meses. Avantel habla de una cifra de menos de 50.000, de los 2 millones de usuarios que reportan en Colombia.

El operador, propiedad de Milicom, afirmó en un comunicado de prensa que a partir del 3 de octubre a las 0:00 horas “procedió a desconectar provisionalmente el servicio de Roaming Automático Nacional (RAN) de voz a Avantel, (…) la cual fue informada a la Comisión de Regulación de Comunicaciones (CRC) el pasado 5 de septiembre”.

Tigo sostiene que las deudas pendientes de Avantel superan los 24.000 millones de pesos, pero la polémica hace parte de una disputa legal en curso entre Tigo, Movistar y Claro, los mayores operadores en el país, quienes le reclaman a Avantel unas tarifas de arrendamiento mayores.

“Según los términos indicados por la SIC, Avantel debía adelantar un plan de información para mitigar el impacto de sus usuarios por la desconexión provisional, como responsable de los usuarios”, argumentó Tigo y indicó que desconoce los avances del mismo.

Hasta noviembre del año pasado Avantel tenía una tarifa preferencial para arrendar las redes de otros operadores, ese servicio es común en el sector pues busca que un segmento de usuarios pueda acceder a cobertura aunque el operador no tenga redes propias desplegadas en ciertas zonas geográficas.
Aunque el 13 de noviembre culminó el periodo en el que Avantel podía acceder a una tarifa especial para el roaming automático nacional, la empresa adivirtió que seguiría pagando con base en esa tarifa y ha desafiado legalmente la nueva tarifa general.

Según reportes, Avantel continuó realizando los pagos correspondientes, pero a la luz de las nuevas tarifas estaría abonando apenas a la mitad de lo que las otras empresas reclaman.

Desde hace meses, Tigo había solicitado la intervención de la Comisión de Regulación de Comunicaciones para que expida una resolución definitiva en la materia (que se espera salga en unos meses). “Tigo espera que Avantel cumpla la regulación y pague la deuda a las tarifas que legalmente le corresponde por la prestación del servicio de RAN y, si esto es así, procederá a conectarlo de nuevo”, indicó el operador.

En este sentido, EL TIEMPO conoció por voz de Ignacio Román, director de Avantel Colombia, que fue la SIC la que dio un plazo de días a la empresa para evitar afectar a los usuarios. La medida de la empresa fue migrar a los usuarios a sus propias redes y a las de los otros dos operadores (Movistar y Claro).

Por el momento, los usuarios de Avantel han recibido comunicaciones en las que se les pide contactar un teléfono en caso de experimentar inconvenientes. Igualmente, según dijo Avantel, los usuarios cuya cobertura está inevitablemente ligada a Tigo habrían recibido la posibilidad de utilizar datos en la aplicación de WhatsApp para realizar sus llamadas.

Fuente: Tecnósfera

Compartir