Compartir

Agencias

5G ya está aquí. Estamos viendo ejemplos de programas piloto que se están implementando en las áreas más concurridas de ciudades como Londres, Minneapolis y Chicago. El programa de televisión “Breakfast” de la BBC presentó la primera transmisión en vivo del Reino Unido a través de 5G y los operadores estadounidenses recientemente invirtieron miles de millones de dólares en licencias para espectro adecuado para despliegues de 5G en las bandas de onda milimétrica de 24 GHz y 28 GHz.

“Toda la red está en su transición inicial. La primera ola de teléfonos 5G necesitan un módem 5G separado que consume mucha energía, además de un chip que maneja el procesamiento, los gráficos y la conectividad 4G LTE”, puntualizó Morgan Kurk, Chief Technology Officer (CTO) de CommScope. “De igual forma, se requiere de una gran cantidad de nueva infraestructura para soportar conexiones 5G. Antes de que los operadores desarrollen e implementen estas redes, se verán en la necesidad de resolver tres desafíos clave: alimentación, transporte (backhaul) y adquisición de sitios”.

La industria está hablando sobre el potencial de 5G: Reducirá la latencia, habilitará el Internet de las Cosas (IoT) y transferirá enormes cantidades de datos a velocidades mucho más rápidas. Para hacer todo esto, los sitios emplearán muchos más radios usando técnicas MIMO (Multiple Input, Multiple Output). Sin embargo, esto consume 5 veces o más energía que los sistemas anteriores; por lo tanto, para el futuro cercano los millones de sitios celulares en el corazón de una red 5G requerirán más poder que sus predecesores LTE. Los consumidores de grandes cantidades datos y los dispositivos IoT representarán a más de un millón de dispositivos por kilómetro cuadrado, consumiendo todo este ancho de banda, lo que impulsará la necesidad de los nuevos radios y la potencia adicional para energizarlos.

Cómo entregar potencia en el tope de la torre

A medida que los operadores actualizan sus redes, están buscando formas de llevar la energía a tope de torre de una manera técnicamente viable y más rentable.

Desde la llegada de 3G, las radios han migrado desde el suelo a las unidades de radio remotas montadas en la torre (RRU, Radio Remote Units). Esto ha reducido el consumo de energía total (sin pérdidas en el cableado que sube la torre); sin embargo, al ser separadas de la unidad de banda base, cada RRU necesita su propia energía, que ha aumentado de 300 a 600 vatios para sistemas LTE, a más de 1000 vatios para una solución “massive MIMO (mMIMO)”. En este tipo de arquitectura, la potencia se convierte de AC a DC en la base de la torre y cables de potencia de alto calibre se utilizan para entregar la energía al tope de la torre donde se encuentran las RRU.

“Dado que el 60% de toda la energía que requiere un sitio celular es consumida por los amplificadores de los equipos de radio, los operadores de red buscan la forma más eficiente para energizar los radios, pero también siendo limitados por los estándares de seguridad que restringen el voltaje. Los expertos de GE Power (empresa adquirida por ABB), se unieron a los ingenieros de sistemas de CommScope y en conjunto crearon PowerShift, la primera fuente de alimentación de DC inteligente de la industria.

“La tecnología resultante es una solución de fuente de alimentación dinámica para redes celulares que optimiza la energía entregada a las unidades de radio automáticamente, la cual toma en cuenta la longitud del cable y la caída de voltaje que se produce en éste. Además, elimina la necesidad de conductores de mayor calibre cuando instala cables nuevos y aumenta la longitud útil de los cables en más de cuatro veces. El tiempo respaldo del banco de baterías se extiende hasta en un 35%. En el caso de sitios celulares montados en torre y que se encuentren en proceso de actualización de RRU, el uso de PowerShift puede reducir el tiempo de implementación hasta en un 90% al no tener que instalar nuevos sistemas de cableado”, añadió Morgan Kurk.

Creación de un plano para la optimización de la red

A medida que se implementan radios de mayor potencia en los sitios celulares, ya sea para agregar nuevas bandas de frecuencia, para introducir mMIMO o para implementar servicios 5G, los operadores de red deben volver a evaluar sus sistemas de suministro de energía. Si la industria debe mantener el ritmo actual de innovación en la capa de acceso que es requerida para el despliegue de 5G, la innovación en aspectos de potencia debe prepararse de igual manera.

Con miles de implementaciones en proceso, los operadores de primer nivel están creando un plan de despliegue para las redes 5G que ahorrará en capital y en gastos de operación. Con PowerShift, estos proveedores de servicios podrían ahorrar millones por año, señalan desde CommScope.

“Como ejemplo, PowerShift hizo posible instalar un sitio sobre azotea que cumpliera con los requisitos estéticos del propietario. PowerShift permitió el uso de cables de potencia de menor calibre y evitó la necesidad de romper las paredes para instalar cables más grandes, algo que el propietario hubiera rechazado. Sin PowerShift, el propietario habría tenido que encontrar otro tipo de solución inalámbrica”, finalizó Morgan Kurk, CTO de CommScope.

Fuente: Redes Telecom

Compartir