Compartir

Agencias

La quinta generación de comunicaciones móviles es la primera de la historia que irrumpe en gran parte del mundo de forma simultánea y con gran variedad de dispositivos en el mercado, lo que permitirá una vertiginosa penetración para la que, sin embargo, aún no hay claro un modelo de negocio.

Así se ha puesto de manifiesto este martes en el primer foro organizado por el Observatorio Nacional 5G (que coincide con su primer aniversario), clausurado en España por la ministra de Economía y Empresa en funciones, Nadia Calviño, y sobre una tecnología que permite comunicaciones con gigantesco ancho de banda y latencias ínfimas.

El vicepresidente de Tecnología de Qualcomm en Europa, Dino Flore, ha explicado que la clave de esta tecnología es que permitirá que «todo y todos estemos interconectados de manera inteligente», porque los objetos podrán tomar decisiones inteligentes gracias a su conexión a la nube, la inteligencia artificial y la gestión masiva de datos.

Mientras el 4G arrancó en pocos países, el 5G está abriéndose camino en muchos lugares simultáneamente y «la buena noticia -según Flore- es que Europa está en el centro de todo», aunque entre los pioneros destaca Corea del Sur, donde el 13% del tráfico ya va sobre esta nueva tecnología y los precios de los móviles ya son comparables con los de la generación previa.

Aunque lo más «notable», en su opinión, es que mientras en otras transiciones tecnológicas primero llegaban los estándares y las redes y por último los terminales, en esta ocasión ya hay más de 150 dispositivos en el mercado o en desarrollo, lo que ayudará a su rápida penetración.

También ayudará la generalización de las tarifas de datos ilimitadas, como las que ofrece Vodafone en España, donde en menos de medio año se ha hecho con 1,3 millones de clientes, ha destacado el directivo del líder mundial de chips 5G.

El secretario de Estado para el Avance Digital, Francisco Polo, ha coincidido en que España puede ser uno de los países vencedores de la cuarta revolución industrial», que va a catalizar el 5G, algo que dependerá del talento que pueda creer y retener y del modo en que se «gobierne» la digitalización.

Federico Ruiz, responsable del Observatorio Nacional del 5G, ha destacado que esta revolución tendrá lugar en un sector «muy maduro» en el que se competirá con «tarifas muy agresivas», lo que es muy atractivo para el consumidor, pero complicado de afrontar para los proveedores, han coincidido en destacar varios representantes de la industria.

Así, el director general de Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información, Roberto Sánchez, ha defendido que el pleno despliegue de las redes 5G va requerir «una capacidad de inversión que no está en manos de los operadores».

El responsable de Innovación y Transformación Digital de GSMA, Javier Albares, ha añadido que el despliegue de una verdadera red 5G en Europa va a costar en torno a 500.000 millones de euros, el doble de la capacidad de inversión de las operadoras europeas.

«Hay una brecha de 250.000 millones y tenemos que empezar a hablar de esto», ha alertado. «Si el futuro es un futuro de datos ilimitados, gran cobertura y poco precio, todos entendemos que es un modelo bastante difícil para atraer inversores».

Fernando Corredor, responsable de Márketing y Asuntos Públicos de Nokia en España, cree que los operadores ya están haciendo lo posible para disponer de fondos, pero hay que mentalizarse de que las inversiones tendrán que llegar de diversas fuentes, incluido el ámbito público.

El responsable de Estrategia, Asuntos Públicos, Márketing y Comunicaciones de Ericsson, Iván Rejón, ha expresado su «preocupación» por el lastre que va a suponer para muchas operadoras europeas el coste de las subastas de licencias. «Cada euro que se destina a espectro es un euro que no se destina a capex (inversiones en bienes de capital)», ha advertido.

Por todo ello, Frédéric Pujol, analista principal de 5G del Instituto de las Telecomunicaciones de Europa (IDATE), ha advertido de que es posible que lograr una buena cobertura de esta tecnología lleve «unos cuantos años» y se ha mostrado partidario de que las operadoras compartan redes para inversiones.

Para el vicepresidente de Venta de Soluciones de Huawei España, Pedro Pan Xin, una clave para la financiación es «tener ganancias rápidas con el despliegue inicial, dejando que los consumidores disfruten de sus aplicaciones cuanto antes y que los operadores ganan dinero con ello».

Además, se han de buscar modelos para «ahorrar dinero», para lo que aboga por que los operadores compartan redes y que las empresas de infraestructuras de telecomunicaciones como la español Cellnex tomen un papel relevante. EFECOM.

Fuente: EFe

Compartir