Compartir

Agencias

La Agencia Nacional de Telecomunicaciones (Anatel) otorgó la aprobación final a la adquisición de Warner Media por parte de AT&T sin restricciones, por lo que la telco de origen estadounidense no deberá desprenderse del operador de DTH Sky el país.

La aprobación irrestricta fue decidida por el Consejo Directivo del regulador luego de una votación ajustada (3 votos contra 2), y terminó desconociendo las opiniones desfavorables de la Procuraduría Especializada y sus técnicos, que en 2018 había emitido una resolución que aprobaba la concentración sólo si AT&T se desprendía de Sky.

En los considerandos, se argumentaba que la concentración de AT&T con Warner Media (en ese momento todavía Time Warner) violaba el artículo 5 de la Ley SeaC de TV paga, que no permite a un grupo ser al mismo tiempo productor de contenido y controlador de un operador de servicios de televisión o telefonía.

Sin embargo, los consejeros que votaron a favor de la concentración sin condiciones, consideraron que ‘no se establece en la Ley SeAC que la prohibición de verticalización entre productores y distribuidores también afecta a las empresas ubicadas en el extranjero’, tal como expresó Moisés Moreira en su resolución.

De esta manera, quienes votaron a favor coincidieron con lo que decía hace un año Michael Hartman, SVP de AT&T, quien habías asegurado que la compañía cumplía con la ley brasileña, por lo que esperaban poder mantener su operación de TV satelital, a través de Sky, al mismo tiempo que su oferta de señales de TV paga incorporadas tras la fusión con Time Warner, cuyos ‘estudios de producción de contenidos no tienen sede en el país, sino que transmiten programación realizada en el exterior o adquirida a productoras independientes de origen local para cumplir la cuota audiovisual en TV paga’.

En contrapartida, Leonardo Euler de Morais, presidente de Anatel, sostuvo su voto en contra rechazando este argumento, por considerar que ‘no tendría sentido que el legislador democrático apruebe un trato desfavorable para las empresas brasileñas’. En la misma línea, el consejero Emmanoel Campello afirmó que la aprobación ‘es inconstitucional porque favorece a las empresas con sede en el extranjero en detrimento de las empresas nacionales’.

Fuente: Prensario

Compartir