Compartir

Agencias

Hispasat, el operador español de telecomunicaciones por satélite, ha cerrado nuevos acuerdos y renovaciones de contratos para la prestación de capacidad satelital dedicada a la extensión de redes móviles en América Latina. En concreto, el operador consolida su relevante papel como prestador de este tipo de servicios en el continente, donde ya ofrece conectividad a más de 2.400 estaciones base, distribuidas en Estados Unidos, México, Brasil, Perú, Ecuador y, por primera vez desde hace pocos meses, en Chile y Colombia. A esta cifra se sumarán las estaciones base con las que Claro e Hispasat darán conectividad a 250 comunidades rurales argentinas tras el acuerdo entre ambas compañías anunciado la pasada semana. De este modo, Hispasat extiende a tres nuevos países del continente su actividad en este negocio.

Para Ignacio Sanchis, director de Negocio de Hispasat, “las soluciones de backhaul celular por satélite son fundamentales para garantizar enlaces robustos y de alta capacidad como los que necesitan las comunicaciones móviles en regiones que carecen de la adecuada infraestructura terrestre o donde el enlace satelital resulta más eficiente. Estos nuevos acuerdos alcanzados por HISPASAT en el continente americano fortalecen nuestra posición en este segmento de mercado, que es clave para nuestro crecimiento”.

Una vertical de gran importancia en América Latina

Los servicios de backhaul celular que prestan los satélites representan una solución de gran interés para las empresas de telecomunicaciones móviles que quieren extender su conectividad en zonas en las que el despliegue de infraestructuras terrestres presenta problemas geográficos o no resulta rentable en términos económicos. Gracias a una conexión vía satélite se pueden conectar zonas remotas con la red móvil global, optimizando así la inversión económica y consiguiendo la capilaridad que precisa este tipo de comunicaciones.

Además, la implantación de la tecnología 4G y la llegada del 5G auguran un crecimiento en la demanda de estos servicios de backhaul. Por todo ello, este tipo de solución satelital es especialmente idónea para regiones como América Latina, con países muy extensos, dificultades orográficas y un menor desarrollo de las infraestructuras terrestres de comunicación en algunas zonas. En concreto, los estudios de mercado prevén que la demanda de capacidad de satélites geoestacionarios para servicios de backhaul en la región se incrementará un 21% en el periodo 2018-2028.

Con información de Hispasat

Compartir