Compartir

Agencias

Google pidió a su personal en EEUU que no entrara a sus oficinas a menos que fuera estrictamente necesario, sugerencia que convierte al gigante tecnológico en una de las empresas más grandes que han decidido proteger a los trabajadores contra la propagación del coronavirus.

La compañía establecida en Mountain View, California, «recomienda» que los trabajadores se queden en casa hasta el 10 de abril por lo menos, según un memorando interno visto por Bloomberg. La compañía ya había enviado a casa a sus trabajadores del área de Seattle, donde el virus ha tenido el mayor número de casos en EEUU.

«El objetivo de las empresas que trasladan sus trabajos a los hogares de los empleados apunta a reducir significativamente la densidad de personas y disminuir el riesgo para la salud en las oficinas», se lee en el comunicado.

La nota también indica que los trabajadores con contrato, que representan hasta la mitad de la fuerza laboral total de la compañía, también trabajen desde casa en la medida de lo posible. Google también dijo la semana pasada que seguiría pagando a los miles de empleados por hora que realizan trabajos como servir comida, limpiar oficinas y proporcionar seguridad, durante la crisis.

Fuente: Bloomberg
Imagen: Internet

Compartir