Compartir

JenTelMx

La Comisión ha abierto hoy una consulta pública acerca de la norma sobre servicios digitales, una normativa anunciada por la presidenta Von der Leyen en sus orientaciones políticas y en la Comunicación de la Comisión «Configurar el futuro digital de Europa». La consulta persigue recabar opiniones, pruebas y datos de personas, empresas, plataformas en línea, el mundo académico, la sociedad civil y todas las partes interesadas para contribuir a configurar la futura normativa de servicios digitales. La consulta, abierta hasta el 8 de septiembre, abarca cuestiones como la seguridad en línea, la libertad de expresión, la equidad y la igualdad de condiciones de competencia en la economía digital.

La vicepresidenta ejecutiva, Margrethe Vestager, ha declarado: «Internet brinda a los ciudadanos y a las empresas grandes oportunidades, a las que van aparejados los riesgos derivados de trabajar e interactuar en línea. Ahora recabamos las opiniones de los ciudadanos y las partes interesadas sobre la manera de elaborar un marco regulador moderno en materia de servicios digitales y plataformas en línea en la UE. Muchas de estas cuestiones inciden en la vida cotidiana de los ciudadanos y aspiramos a construir un futuro digital seguro e innovador con sentido para ellos».

El comisario de Mercado Interior, Thierry Breton, ha declarado: «Las plataformas en línea desempeñan un papel fundamental en nuestra vida, nuestra economía y nuestra democracia. Esta función supone también una mayor responsabilidad, que tan solo puede asumirse en el marco de una normativa moderna sobre los servicios digitales. Hoy abrimos nuestra consulta pública: escucharemos todas las opiniones y conseguiremos alcanzar el equilibrio apropiado entre una Internet segura para todos que proteja la libertad de expresión y la garantía de la existencia de un margen para innovar en el mercado único de la UE».

El actual marco regulador de los servicios digitales data de veinte años. Ha contribuido al crecimiento de los servicios digitales europeos, pero no responde a muchas de las apremiantes preguntas actuales sobre el papel y la responsabilidad de las plataformas en línea, especialmente de las de mayor tamaño.

Europa necesita un marco regulador modernizado para reducir la creciente fragmentación de la normativa que se está produciendo en todos los Estados miembros, garantizar mejor que todos los ciudadanos de Europa estén tan protegidos en línea como lo están fuera de ella y ofrecer a todas las empresas europeas unas condiciones equitativas para innovar, crecer y competir a escala mundial. Ha de garantizarse sistemáticamente la seguridad de los usuarios y el respeto de sus derechos fundamentales, sobre todo su libertad de expresión.

La consulta se refiere a las dos series de medidas anunciadas por la Comisión en el marco de la normativa sobre servicios digitales:

La primera se refiere a los fundamentos de la Directiva sobre el comercio electrónico, y en particular a la libre prestación de servicios digitales en todo el mercado único de la UE, de conformidad con las normas del lugar de establecimiento y una amplia limitación de la responsabilidad por los contenidos creados por los usuarios. Basándose en estos principios, pretendemos establecer normas más claras y modernas sobre el papel y las obligaciones de los intermediarios en línea, incluidos los de países terceros con actividades en la UE, así como un sistema de gobernanza más eficaz para velar por que esas normas se apliquen correctamente en todo el mercado único de la UE, garantizando al mismo tiempo el respeto de los derechos fundamentales.

La segunda medida aborda la cuestión de las condiciones equitativas de competencia en los mercados digitales europeos, cuyo acceso está actualmente en manos de unas pocas grandes plataformas en línea que actúan como «guardianes de acceso» Estudiaremos normas dirigidas a hacer frente a estos desequilibrios del mercado, a fin de velar por que los consumidores tengan las mayores posibilidades de elección y que el mercado único de servicios digitales de la UE siga siendo competitivo y estando abierto a la innovación. Esto podría conseguirse mediante normas generales adicionales para todas las plataformas de un tamaño determinado, por ejemplo, sobre el autofavorecimiento, o mediante obligaciones reglamentarias para «guardianes de acceso» específicos, tales como obligaciones de acceso a los datos no personales, requisitos específicos relativos a la portabilidad de los datos personales o requisitos en materia de interoperabilidad.

Con información de la Comisión Europea

 

Compartir