Compartir

Agencias

En 2016 finalizó la construcción del mayor radiotelescopio del mundo de una sola apertura, una inmensa mole de 500 metros de diámetro que fue ideado con un objetivo: desentrañar los secretos del Universo y “escuchar” el pulso de las estrellas para captar frecuencias de radio que conduzcan a nuevas civilizaciones extraterrestres.

Luego de casi cuatro años de pruebas, el Telescopio FAST entró en servicio el pasado mes de enero de 2020. Ahora, sus responsables anunciaron que comenzarán a buscar señales de vida extraterrestre a partir del próximo mes de septiembre.

El FAST o Radiotelescopio de Apertura Esférica está situado en una zona montañosa en el condado de Pingtang, en la provincia de Guizhou, China. Para determinar su ubicación, los científicos estudiaron más de 400 posibles territorios durante 10 años. Su construcción obligó a desalojar a 9.000 residentes de la zona. Además, la población que quedó en sus alrededores tiene limitado el uso de dispositivos de telecomunicaciones (como teléfonos móviles) para no interferir con sus operaciones. También está prohibido usar todo tipo de tecnología de comunicación a cinco kilómetros a la redonda del radiotelescopio, y sus visitantes deben apagar los celulares

Fuente: El Clarin

 

Compartir