Compartir

Organismos internacionales

Un nuevo informe de la UIT y del Consorcio de Telecomunicaciones de Emergencia (ETC), titulado «Las mujeres, las TIC y las telecomunicaciones de emergencia: Oportunidades y limitaciones», destaca que el acceso equitativo a las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) puede salvar vidas en situaciones de emergencia, en particular durante una pandemia. Por el contrario, la brecha digital de género impide a las mujeres participar en la sociedad en igualdad de condiciones, lo que pone en grave peligro a las comunidades en situaciones de emergencia.

Cuando se produce una catástrofe, las mujeres son más vulnerables y tienen más probabilidades de morir que los hombres. La pandemia COVID-19 está teniendo consecuencias socioeconómicas devastadoras para las mujeres y las niñas, por cuanto éstas son mayoría en el ámbito laboral de la salud, están sobrerrepresentadas en la economía sumergida y asumen la mayor parte de las tareas domésticas, lo que agrava considerablemente las desigualdades preexistentes. Por añadidura, las mujeres desempeñan un papel esencial en el fomento de la capacidad de recuperación en casos de catástrofe. Sin embargo, su capacidad de protegerse y participar en la adopción de decisiones en situaciones de catástrofes a lo largo de las diversas fases del ciclo de gestión de los riesgos de catástrofe, se ve limitada por una serie de obstáculos existentes. La capacidad de la mujer de acceder a información precisa afecta directamente no sólo a su propia supervivencia y capacidad de recuperación en caso de desastre, sino también a la de la comunidad en general.

«Este informe conjunto contribuirá sobremanera a integrar las necesidades de las mujeres en los marcos nacionales de reducción del riesgo de catástrofe», declaró el Secretario General de la UIT, Houlin Zhao. «Las buenas prácticas presentadas en el informe, como la inclusión de las mujeres en todos los aspectos del desarrollo de las TIC y la reducción del riesgo de catástrofes, tienen por objeto ayudar a los órganos decisorios a garantizar que tengan acceso a las herramientas digitales que resultan tan imprescindibles para su propia seguridad y la de sus familias y comunidades».

Según el informe, la utilización de Internet por las mujeres es un 17% inferior a la de los hombres, diferencia que es incluso mayor en los países menos adelantados. Las mujeres de los países de renta baja y media también tienen un 10% menos de probabilidad de tener un teléfono móvil que los hombres. La brecha mundial de género en cuanto a la propiedad de teléfonos móviles es mayor en el Asia meridional.

«El acceso a las tecnologías de la comunicación desempeña un papel fundamental en la gestión de catástrofes y emergencias. Resulta esencial que la población reciba alertas inmediatas, información precisa y asistencia humanitaria, e incluso que pueda ponerse en contacto con sus seres queridos», declaró Enrica Porcari, Directora de Información, Directora de Tecnología del Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas (PMA) y Presidenta del ETC. «Dejar a las mujeres y niñas fuera de ese circuito de comunicación tiene un enorme efecto en cadena que pone en peligro millones de vidas».

En el informe se examinan las repercusiones de las TIC para los hombres y las mujeres en entornos idénticos y con la misma infraestructura.

«La desigualdad de género se manifiesta en la utilización de las tecnologías de la información y la comunicación, así como en su diseño, desarrollo y lanzamiento, y, lo que es más importante, en la forma en que se utilizan en la gestión del riesgo de catástrofes», asegura Doreen Bogdan-Martin, Directora de la Oficina de Desarrollo de las Telecomunicaciones de la UIT. «Ahora bien, poner estas tecnologías en las manos adecuadas puede transformar la forma en que las mujeres y sus comunidades se preparan, responden y se recuperan de las catástrofes».

Fuente: UIT

Compartir