Compartir

JenTelMx

¿La banda ancha satelital de órbita terrestre baja (LEO) nos dará una revolución de las comunicaciones o simplemente un montón de basura espacial?» Deloitte predijo en su informe de ‘Predicciones de 2020‘ que para fines de 2020 habría más de 700 satélites en LEO para Internet de banda ancha global; revisando ese número a más de 1,000 en mayo.

Las empresas de todo el mundo buscan proporcionar velocidades más altas, menor latencia, cobertura global ampliada y una mejor experiencia para el usuario final, todo lo que se necesita aún más en un mundo que transita el COVID-19. Buscan también proporcionar conectividad mejorada para la industria del transporte, backbones de comunicación para dispositivos IoT, backhaul móvil, capacidades para gobiernos y servicios directos al consumidor.

Ha habido muchos avances en lo que va de año, incluso con los trastornos causados ​​por la pandemia. SpaceX ha lanzado 597 satélites Starlink en total (al momento de la publicación) y planea iniciar el servicio en el transcurso del año después de las pruebas públicas. OneWeb tiene 74 satélites en órbita, pero tuvo que declararse en quiebra. Era un competidor serio para SpaceX y tenían algunas ventajas distintas, como solicitudes de acceso prioritario al espectro. Todavía puede serlo nuevamente, el gobierno del Reino Unido y Bharti Global han ofertado US $500 millones cada uno por una participación en OneWeb, superando una oferta de Telesat de Canadá. Su plan de recuperación está en progreso y OneWeb planea incrementar su producción de satélites y completar su constelación inicial.

Otros jugadores bien financiados, como el Proyecto Kuiper de Amazon, sin satélites construidos todavía, están esperando en la plataforma de lanzamiento figurativa.

Además de la pandemia, la industria enfrenta otros desafíos, que van desde la construcción y operación de estaciones terrestres hasta la gestión de un entorno orbital altamente dinámico y la contaminación visual. No está claro quién podrá lograr un enfoque sostenible y rentable. A pesar de la promesa y el potencial, también hay cinco críticas.

Precio y disponibilidad de terminales del usuario: los terminales de usuario para el mercado de consumo deben ser altamente confiables y físicamente robustos, tecnológicamente avanzados, fáciles de instalar y usar y económicos; no es fácil. Se ha trabajado mucho en este problema, pero aún se sabe poco públicamente.

Cumplir con las expectativas del servicio y atraer usuarios: ¿la velocidad será lo suficientemente alta y la latencia lo suficientemente baja para video de alta definición, comercio financiero de alta velocidad, control casi en tiempo real sobre vastas redes de dispositivos de IoT y videoconferencias mientras trabajamos desde casa? OneWeb ha realizado demostraciones de transmisión de vídeo en directo en alta definición, Telesat ha realizado demostraciones de varios servicios, incluida la videoconferencia, y Starlink pronto estará probando con el Ejército de los EE.UU.

Expansión o consolidación de la industria- La constelación Starlink está en camino a su estado operativo. ¿OneWeb podrá seguir su ejemplo? ¿Amazon despegará? Telesat ha lanzado un prototipo de satélite y está buscando seleccionar un fabricante para su constelación. Además, las empresas estatales chinas y las empresas privadas quieren crear sus propias constelaciones. ¿Cuántos de estos eventualmente estarán operativos y para cuántos hay espacio?

Cambios en las regulacionesLos operadores de satélites deben trabajar con agencias gubernamentales e internacionales. Con el tiempo, es probable que evolucionen las reglamentaciones sobre la tasa de despliegue, la asignación de espectro, la mitigación de desechos orbitales y los procedimientos de desorbitación. Es probable que haya desacuerdos y desafíos entre los operadores de satélites, así como desafíos con los organismos reguladores en diferentes países, lo que afectará el panorama competitivo.

Colisiones y escombros: La introducción de miles y miles de nuevos objetos en LEO creará nuevas oportunidades y riesgos. Si bien la tecnología podría actuar como un habilitador de nuevos servicios que brinden beneficios históricos, las consecuencias imprevistas podrían afectar potencialmente nuestro acceso al espacio al convertirlo en un entorno complejo y mucho más riesgoso.

Con información de Deloitte y la UIT

Compartir