Compartir

JenTelMx

Los hábitos de los consumidores están adentrándose profundamente al contexto digital, ya sea para realizar compras, disfrutar ratos de ocio e incluso para trabajar. Ante este escenario en constante desarrollo, gobiernos y empresas de diversos sectores desarrollan medidas que garanticen la seguridad y privacidad de sus usuarios.

Seguridad: prioridad en la revolución digital y el manejo de efectivo 

Un punto muy importante a tomar en cuenta en medio de la era digital en la que vivimos es la seguridad de los medios digitales y dispositivos inteligentes con los que interactuamos. Como medida de prevención, el Instituto europeo de estándares en telecomunicaciones (ETSI) ya trabaja en un estándar de seguridad para el internet de las cosas, buscando prevenir robos y ataques a la privacidad a través de medios electrónicos como altavoces, televisores, sistemas de alarmas y cerraduras de puertas, entre otros.

Del lado de las empresas, diversas industrias enfocan sus esfuerzos en mantener seguros la información y el dinero de sus clientes para que puedan navegar tranquilamente dentro de sus sitios. La industria financiera es una de las principales, y los bancos que ofrecen sus servicios en nuestro país están regulados por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV). Además, cada uno de ellos implementa diversas medidas de seguridad en sus plataformas digitales, como el uso de tokens y la solicitud de contraseñas alfanuméricas para la aprobación de sus operaciones, mientras que en el caso de aplicaciones móviles algunas entidades financieras también recurren al reconocimiento facial.

Por su parte, empresas como las de juegos de casino que operan en México, trabajan bajo la supervisión directa de la Secretaría de Gobernación y algunas incluso van más allá al contar con políticas de protección de fondos para sus clientes, manteniéndolos por separado de los fondos de operación de la compañía de acuerdo a legislaciones internacionales. Finalmente, algunas plataformas de comercio electrónico tienen medidas de protección a las compras en caso de que los productos comprados no lleguen a su destino o que estos no sean de la satisfacción de los clientes. Si existieran reclamaciones, la devolución del dinero también es una alternativa para los compradores dentro de estos sitios web.

La privacidad en la era digital

Más allá del trabajo que se realiza dentro de diversas industrias para garantizar la seguridad del dinero de sus consumidores, el resguardo de los datos personales se ha vuelto un asunto de suma importancia para empresas, instituciones y gobiernos.

A inicios de año se dio a conocer un nuevo estándar de ciberseguridad y privacidad de datos, el cual fue creado por la Organización Internacional de Estandarización (ISO). En la búsqueda de ser un punto de convergencia para legislaciones como el Reglamento General de Protección de Datos de la Unión Europea (GDPR), la Ley de Privacidad de los Consumidores de California y la Ley de Protección de Datos de Reino Unido, esta medida busca facilitar que empresas de todo el mundo cumplan con las cada vez más estrictas normas de privacidad que existen actualmente.

A partir de lo anterior, herramientas para reuniones online como Zoom y otras que se han vuelto tan requeridas en los últimos meses, hacen todo lo posible para cumplir con las normativas de privacidad de los países donde tienen presencia al incluir apartados específicos a dichas legislaciones dentro de sus declaraciones de privacidad.

Mientras tanto, redes sociales como Facebook actualizan de manera constante sus normas de privacidad buscando darle un mayor control a sus miembros sobre los datos que comparten dentro de las mismas. De la misma forma, grandes empresas tecnológicas han recurrido a tomar medidas más drásticas como el borrar de manera automática los datos de navegación por internet o el restringir la cantidad de tiempo durante el cual resguardan la ubicación de sus usuarios.

La ciberseguridad y la privacidad de la información son piezas clave para el desarrollo de nuevas tecnologías y la forma en la que las industrias interactúan con sus usuarios. Se espera que en los próximos años se pueda adoptar una política universal que satisfaga las diferentes reglas que existen actualmente, mientras tanto, las pequeñas y medianas empresas siguen los pasos de los líderes de sus ramos, con el objetivo de garantizar un espacio digital seguro para sus clientes.

ADR

 

Compartir