Compartir

Agencias

Huawei Technologies Co., que ya está siendo expulsado del vasto mercado europeo para la próxima generación de equipos de telecomunicaciones, tiene bajo asedio otro negocio de rápido crecimiento: la computación en la nube.

Los funcionarios estadounidenses han estado presionando a los legisladores europeos y a los líderes de la industria para que utilicen empresas occidentales –y rechacen a Huawei– para construir centros de datos y ofrecer infraestructura para manejar la creciente marea de información.

Como parte de una gira europea la semana pasada, el subsecretario de Estados Unidos Keith Krach se reunió con ejecutivos como Timotheus Hoettges, director ejecutivo de Deutsche Telekom AG, y Meinrad Spenger, el director del operador de telecomunicaciones español MasMovil, para instarlos a deshacerse de los proveedores chinos de infraestructura en la nube por preocupaciones de seguridad de los datos.

“Esto se puede ver como una extensión de 5G”, dijo Krach. “Las nubes son realmente importantes, ya sea en la nube de servicios o en los propios centros de datos. Este es un gran problema”.

La presión de Washington afecta a uno de los negocios de más rápido crecimiento de Huawei. La corporación de tecnología más grande de China por ventas ha acumulado en los últimos años una lista impresionante de clientes, incluida Deutsche Telekom, la empresa francesa Orange SA y la española Telefónica SA. Ahora busca expandir su alcance a clientes como compañías petroleras, operadores de redes eléctricas y proveedores de logística.

Si bien Alibaba Group Holding Ltd. opera un negocio en la nube más grande y el operador de WeChat Tencent Holdings Ltd. no se queda atrás, Huawei es más vulnerable, dado que la Administración Trump ha logrado convencer a algunos gobiernos de la región para que excluyan su equipo de las redes 5G. La infraestructura de la nube de Europa es un negocio de US$12.400 millones que creció 33% este año desde 2019, según la investigadora de mercado IDC. Los jugadores estadounidenses dominan, liderados por AWS de Amazon.com Inc. y seguido por Microsoft Corp., IBM, Google y Oracle Corp.

“Los actores chinos como Alibaba y Tencent no están haciendo grandes avances en el mercado europeo”, según Carla Arend de IDC.

Un portavoz de Huawei declinó comentar sobre su negocio europeo en la nube.

De manera similar a la desaceleración de las empresas de telecomunicaciones europeas al alejarse de Huawei por su infraestructura 5G, la presión de Estados Unidos ya está funcionando en la nube. El director ejecutivo de Orange, Stephane Richard, dijo a analistas en julio que la nube de la compañía construida sobre una infraestructura de Huawei “probablemente ya no sea relevante”.

“Claramente hoy, la infraestructura de la nube de Huawei no es necesariamente la que vamos a promover en Europa”, dijo. La nube de Orange creada por Huawei es utilizada actualmente por la Agencia Espacial Europea y el fabricante de vehículos PSA. Pocos días antes de la llamada de Richard con los analistas, Orange firmó un acuerdo de nube con Google.

Deutsche Telekom declinó comentar sobre la reunión de su director ejecutivo con Krach y sus planes de negocios en la nube. La compañía, cuyas mayores ventas provienen de su unidad T-Mobile en EE.UU., tiene asociaciones en la nube con Cisco, Microsoft, OVH y AWS de Amazon. También cuenta con una oferta basada en la infraestructura de Huawei denominada “Open Telekom Cloud” para pequeñas y medianas empresas.

Mientras Huawei tiene dificultades, las empresas estadounidenses están prosperando. Nokia Oyj firmó el miércoles un acuerdo a cinco años para trasladar su infraestructura de TI a Google Cloud, de Alphabet Inc. El proveedor estadounidense también ganó recientemente un acuerdo de varios años para almacenar datos de fabricación de Renault SA, el primer gran acuerdo de nube industrial de la empresa tecnológica estadounidense en Francia.

“Huawei está perdiendo participación de mercado en Europa”, asegura Jim Lewis, director del Programa de Política Tecnológica del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales en Washington, DC. “Creo que su marca se ha visto dañada. Sus ventas de dispositivos continúan funcionando bien, pero en infraestructura están siendo expulsados del mundo desarrollado”.

Las sanciones estadounidenses ya han puesto en peligro la cadena de suministro de Huawei. Una prohibición estadounidense de la venta de chips a Huawei entró en vigor el 15 de septiembre, lo que perturba sus ofertas inalámbrica, telefónica y en la nube. En 5G, el Reino Unido ha impuesto una prohibición total, mientras que Francia ha ideado reglas que hacen más riesgoso para los operadores el uso de equipos Huawei, sin prohibirlo por completo.

Telefónica, que se retractó de sus planes de utilizar principalmente Huawei para su 5G, vende una oferta en la nube con la empresa de Shenzen en España, Brasil, Argentina y Chile. También tiene asociaciones con Google, SAVIA y Microsoft. Krach citó a Telefónica como uno de los 50 operadores de telecomunicaciones comprometidos con el plan de “red limpia” de Estados Unidos.

Pero Huawei está lejos de ser derrotada en Europa. En un día lluvioso la semana pasada, abrió un centro de investigación de 743 metros cuadrados en un exclusivo barrio de París. El campeón local de las telecomunicaciones Orange dijo que mantendrá selectivamente partes de la infraestructura de Huawei en sus ofertas.

Pero por ahora, Estados Unidos mantiene la presión sobre sus homólogos europeos.

“Todas estas empresas que tienen negocios en la nube y centros de datos que usan Huawei, entienden que en términos de 5G, teléfonos inteligentes sofisticados y sus servidores, se quedarán sin chips”, dijo Krach después de su gira europea por ocho países.

Fuente: Bloomberg

Compartir