Compartir

Agencias

Nokia Oyj lidera a un grupo de empresas y universidades en un proyecto financiado por la Unión Europea, bautizado con el nombre de Hexa-X, para impulsar una nueva generación de tecnología móvil que ya se está denominando 6G.

El grupo cuenta entre sus miembros al fabricante de equipos inalámbricos Ericsson AB, los operadores de telefonía móvil Orange SA y Telefónica SA, así como compañías de tecnología que incluyen Intel Corp. y Siemens AG. A estos, se suman la Universidad de Oulu y la Universidad de Pisa, según la lista de miembros.

Si bien el despliegue de la red 5G aún está en sus inicios -100 operadores inalámbricos en todo el mundo que ofrecen el servicio en áreas limitadas-, la preparación para el desarrollo de 6G está comenzando en varias regiones del mundo.

Además del Hexa-X en Europa, hay otro proyecto de Next G Alliance y O-RAN Alliance en EE.UU. El Gobierno chino también está financiando un grupo de desarrollo 6G.

Está previsto que la tecnología 6G utilice ondas de terahercios de frecuencia súper alta y ofrezca conectividad avanzada, que incluso podría vincular tecnología en el cuerpo y cerebro humanos, así como imágenes holográficas en tiempo real, a partir de 2030.

Devaki Chandramouli, de Nokia, es la responsable de estandarización de América del Norte y forma parte de los ingenieros que lideran el grupo Hexa-X. Dice que quiere establecer tres objetivos inicialmente.

“El objetivo principal será desarrollar la visión, la hoja de ruta y los plazos de tiempo”, señaló. “Luego, preparar un plan temporal para la dirección de tecnología. Y el tercer punto es facilitar la interacción con las agencias del Gobierno de EE.UU. para financiar la investigación y también proporcionar el aporte para el desarrollo de la tecnología”.

Fuente: Bloomberg

Compartir