Compartir

Moisés Montaño, Director de RUCKUS, América Latina y el Caribe, CommScope

Aunque el escenario global de la pandemia ha impactado a varias industrias, algunas áreas han cobrado aún más relevancia en el escenario actual. Con la necesidad del aislamiento social, la tecnología se ha convertido en una herramienta esencial para el funcionamiento de las empresas, así como para mantener contacto con la familia y los amigos en tiempos de confinamiento. La conectividad y las redes inalámbricas se han vuelto vitales con la expansión, por ejemplo, del sector de las videoconferencias.

De acuerdo con un reporte realizado por Hootsuit y We Are Social, ya somos más de 4.700 millones de personas conectadas a Internet en todo el mundo, ya sea por trabajo, ocio o educación. Como resultado, el sector dedicado a la infraestructura de red ha adquirido un rol vital en el mundo moderno que también se refleja en las cifras.

El crecimiento del mercado de switches Ethernet (un componente esencial para la conexión a la red), ha experimentado un gran crecimiento en plataformas de alta velocidad. Según la consultora IDC, las entregas de switches con puertos de 100Gb aumentaron un 40% en 2020 con respecto al año anterior, y los modelos de switches de 25Gb/50Gb también mostraron un crecimiento del 28,1% en el mismo periodo.

Evolución tecnológica

A medida que el Wi-Fi evoluciona, los AP (Access Points) requieren switches más robustos y de mayor velocidad. Habrá un crecimiento inminente de los switches Ethernet de mayor capacidad, impulsado también por la fuerte expansión del Internet de las cosas (IoT). Los datos de la consultora Statista indican que se espera que el número de dispositivos IoT se triplique de 2020 a 2030, alcanzando los 25.400 millones de dispositivos en todo el mundo.

Para satisfacer esta creciente demanda de conectividad, se utilizarán cada vez más los switches multigigabit. Esta tecnología permite trabajar con puertos que funcionan a velocidades superiores a 1Gbps, permitiéndoles alcanzar la rapidez que necesita la red para conectar los AP Wi-Fi 6 de nueva generación, así como conectarse a la siguiente generación de conectividad que proporcionará el Wi-Fi 6E.

El IEEE (Instituto de Ingenieros Eléctricos y Electrónicos) ha estado desarrollando la norma para Ethernet de 200 y 400 Gbps, mientras que la Ethernet Alliance espera que las velocidades de 800 Gbps y 1.6 Tbps se conviertan en estándar probablemente entre 2023 y 2025. Puede parecer una exageración, pero conviene recordar que ya tenemos switches que funcionan con interfaces de 100 Gbps. De manera que, es una evolución natural alcanzar estos nuevos niveles, y siempre es importante pensar en la protección de las inversiones para el futuro.

CommScope RUCKUS ICX 7150 Switches

Mientras tanto, la Inteligencia Artificial (IA) ya desempeña un papel fundamental en la gestión de estos dispositivos de red. Las herramientas ofrecidas por los principales actores del mercado proporcionan soluciones de IA, lo que permite a las organizaciones con redes complejas mejorar proactivamente la experiencia del usuario. Estas herramientas combinan Machine Learning y Cloud Computing para acelerar la resolución de problemas proporcionando una visibilidad completa de la red e identificando automáticamente los problemas la afectan.

Aspectos a tener en cuenta antes de adquirir un switch

¿Qué debería preguntarse el departamento de Tecnologías de la Información de una empresa antes de comprar nuevos switches? Hay varios aspectos y una verdadera «lista de control» que hay que hacer en el momento de la elección. Partiendo de la idea de que el switch actúa como el corazón de la red, concentrando todo el tráfico de los distintos dispositivos, es importante tener en cuenta:

  • La trayectoria y el historial de innovación de la marca seleccionada.
  • El costo total de propiedad (TCO), no sólo el costo de la compra, sino cuánto gastará la empresa en el funcionamiento y el mantenimiento, que incluyen aspectos importantes como el consumo de energía, los servicios de asistencia, los términos de la garantía estándar y la facilidad de gestión y configuración de los switches.
  • Costo de actualización: si la empresa necesita capacidad o recursos adicionales en el futuro, ¿cuál será su costo? ¿Ofrece la posibilidad de crecer y soportar el aumento del tráfico en los próximos años?
  • Gestión: si se necesitan diferentes modelos de switches, ¿se gestionarán todos de la misma manera, tendrán el mismo sistema operativo y la misma interfaz de línea de comandos?
  • ¿Existe una solución de análisis de datos para reunir el tráfico inteligente y el análisis de la salud de la red?
  • Costo-rendimiento: ¿el switch funciona con sobresuscripción o es ‘no bloqueante’ (es decir, todos los puertos funcionan a plena velocidad simultáneamente sin afectar al rendimiento)?
  • ¿Es compatible con Wi-Fi 6, soporta puertos multigigabit?
  • ¿Cuántos puertos pueden tener PoE activo simultáneamente y con qué nivel de potencia?

Si responde a estas preguntas antes de comprar el equipo, podrá proteger su inversión y evitar la necesidad de complejas actualizaciones. La mejor solución de su clase da prioridad a la flexibilidad y permite las migraciones por fases, con las nuevas generaciones de equipos siempre interoperando con las anteriores.

Fuente: CommScope

Compartir