Compartir

Agencias

El operador noruego de telecomunicaciones Telenor anunció el jueves la venta de su filial en Birmania por 105 millones de dólares como consecuencia del golpe de Estado militar en ese país.

«La situación en Birmania en los últimos meses se ha vuelto cada vez más difícil para Telenor por razones de seguridad personal, regulación y cumplimiento» de las normas, dijo el director ejecutivo Sigve Brekke en un comunicado.

«Hemos sopesado todas las opciones y creemos que la venta del negocio es la mejor solución posible en esta situación» añadió.

El comprador de Telenor Myanmar, que tiene unos 18 millones de abonados en Birmania, es la empresa financiera libanesa M1 Group, que pagará 105 millones de dólares, más de la mitad (55 millones) a lo largo de cinco años.

Cofundada por el millonario y ex primer ministro libanés Nayib Azmi Mikati y su hermano, esta firma figura en la lista negra del movimiento británico Burma Campaign, que reúne las empresas internacionales que tratan con los militares birmanos.

Según un informe de 2019 del Alto Comisionado de Naciones Unidas por los Derechos Humanos, M1 participa en Irrawaddy Towers Asset Holding, una empresa que alquila torres de telecomunicaciones a MEC, un teleoperador controlado por el ejército.

«En la situación actual, no fue posible para Telenor realizar un proceso de venta ordinaria», precisó el operador noruego.

En mayo, Telenor había depreciado totalmente su filial birmana, de 6.500 millones de coronas (650 millones de euros, 767 millones de dólares) a cero, por la degradación de la situación en este país asiático.

El ejército birmano destituyó a la líder civil Aung San Suu Kyi en un golpe de Estado el 1 de febrero, alegando fraude en las elecciones parlamentarias que su partido ganó por un amplio margen en noviembre, lo que provocó protestas duramente reprimidas.

El golpe también ha intensificado las tensiones entre los militares y algunos de los numerosos grupos étnicos del país, donde las conexiones a internet siguen interrumpidas para impedir que se organicen protestas y se informe a la población.

«El continuo deterioro de la situación y los recientes acontecimientos en Birmania están en la base de la decisión de ceder la empresa», declaró Telenor.

La operación debe ser aprobada todavía por las autoridades birmanas.

Fuente: Infobae

 

Compartir