Compartir

Agencias

Ni el desarrollo del 5G ni el boom del Internet de las Cosas ni la demanda de hiperconectividad propia de la digitalización. Ninguno de estos escenarios tecnológicos permitirá a los operadores europeos de telecomunicaciones incrementar sus márgenes de ebitda en los tres próximos años. Así se desprende del consenso de los analistas de Facset, donde únicamente las compañías estadounidenses prevén mejorar dichos ratios de forma considerable, siempre con porcentajes superiores al 6%. El caso más sobresaliente lo protagoniza AT&T, la mayor teleco del mundo por capitalización bursátil, cuyo crecimiento del margen del beneficio operativo antes de amortizaciones y depreciaciones será el 16,67%, en relación con el dato previsto para este curso (30,6%) y el estimado para 2023 (35,7%).

En menor medida que el gigante de Texas se encuentra T-Mobile y Deutsche Telekom, ambos favorecidos por el empuje y dinamismo del mercado estadounidense. Debe constatarse que la teleco alemana, el mayor proveedor de telecomunicaciones de Europa, ocupa los puestos de liderazgo en este ranking gracias a su exposición en Estados Unidos, derivado de su filial fusionada con Sprint. La compañía alemana es el segundo valor más recomendado del Eurostoxx 50, solo superado por Prosus, la división internacional de activos de Internet de Naspers. Deutsche Telekom también es el segundo grupo de telecomunicaciones en cuanto a mayor margen de ebitda de entre las grandes del sector, con un 7,08%, y con un 6,65% en el caso de su subsidiaria estadounidense T-Mobile US.

Tras la referida terna de telecos, las británicas BT y Vodafone se quedan fuera del podio al esperar un margen de ebitda del 4,3% y el 3,10%. La estadounidense Verizon también se sitúa en el ‘top ten’ del mismo escalafón, con un crecimiento esperado del 2,77%. Y lo mismo ocurre con el grupo Orange, con un 2,73%, la asiática Singapore Telecommunications (3,05%) y la canadiense Telus (2,02%).

Hay que descender hasta el puesto 15 del referido ranking de crecimiento de margen de ebit para encontrar a Telefónica, con un incremento en los dos próximos años del 0,04%, por delante de un repóquer de compañías asiáticas -todas ellas sin crecimiento- como son las japonesas NTT Corporation (-0,46%) y KDDI (-0,81%), las hongkonesas China Mobile (-2,91%) y China Unicom (-5,07%). El pelotón de cola lo cierra la canadiense Rogers Communications (-5,07%) y la nipona SofBank (-19,5%). En este último caso, la caída en crecimiento responde al elevado margen de ebit que ya disfruta Sofbank, con 57,78%, más del doble que su inmediato perseguidor, Rogers Communications, con el 23,2%.

En un parecido escalón se sitúan la canadiense BCE (22,7%), la noruega Telenor (22,3%), la suiza Swisscom (22,15) y la japonesa KDDI (19,2%). El puesto siete, de un ranking global formado por 21 operadores, pertenece a Telefónica, con un margen de ebit previsto para finales de 2021 del 15,2%. Según los datos del primer trimestre del año, el margen oibda de Telefónica crece en 0,6 puntos porcentuales interanual, por lo que ha revertido el ritmo de caída del cuarto trimestre de 2020.

En términos de valor bursátil, la brecha geográfica cada vez es mayor en el sector de las telecomunicaciones entre las grandes compañías estadounidenses y asiáticas respecto a las europeas. Las diferencias se hacen más notables cuando la comparación se realiza en el plazo de los diez últimos años. Así, en Norteamérica, Verizon se ha revalorizado el 177% a lo largo de los diez últimos años, AT&T ha crecido el 47% y las canadienses BCE y Rogers el 80% y el 51,5%, respectivamente.

La estabilidad en el crecimiento del margen de Telefónica se enmarca en un mercado español cuyos ingresos globales del sector de las telecomunicaciones cayeron un 4,8% respecto a 2019, hasta los 32.617 millones de euros. De ese importe, los ingresos minoristas menguaron un 6,3%, por debajo de los 24.000 millones de euros, tras seis años con cifras en torno a los 25.000 millones de euros, según el Informe económico sectorial de telecomunicaciones y audiovisual aprobado por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC). Según dicho estudio, los cinco principales operadores de telecomunicaciones -Movistar, Orange, Vodafone, Grupo MásMóvil y Euskaltel- acapararon el 86,5% del total de ingresos minoristas del sector de las telecomunicaciones en el año 2020.

Fuente: El Economista España

Compartir