Compartir

Organizaciones

VoNR, la tecnología que habilitará las llamadas de voz en las nuevas redes de comunicación inalámbrica 5G, será clave para migrar la infraestructura de legado y poder reutilizar el espectro.

Con el incipiente desarrollo de las redes 5G, comienza una nueva etapa también para las comunicaciones de voz. La Voz sobre Nuevo Radio (VoNR, Voice over New Radio) brindará oportunidades atractivas para mejorar la calidad de voz, reducir los costos operacionales para los operadores de redes, y facilitar una migración más rápida de tecnologías de red para los operadores, de forma similar a como la voz sobre LTE (VoLTE) lo ha hecho anteriormente con los servicios de voz tradicionales de las redes 2G y 3G.

Un amplio sector de la industria de telecomunicaciones ha adoptado un enfoque por etapas para la introducción de la tecnología 5G en sus redes existentes. Dicho enfoque ha comenzado con la denominada arquitectura no autónoma (NSA, Non-Standalone), en la cual los nodos LTE (eNodeB) sirven como el ancla de control para el nodo 5G (gNodeB). Bajo esta arquitectura, los servicios IP multimedia (IMS), incluyendo las llamadas de voz, utilizarán la red LTE sin impactar en el señalamiento del plano de control. Los usuarios tendrán la misma experiencia que en VoLTE.

Cuando la 5G autónoma (SA, standalone) alcance madurez, las arquitecturas NSA y SA coexistirán en las redes de los operadores. En áreas donde 5G SA esté disponible, será de suma importancia que todos los servicios de voz puedan funcionar apropiadamente.

En aquellas áreas geográficas donde la cobertura de 5G no se encuentre disponible, EPSFB (Evolved Packet System Fall Back) será la solución temporalmente, permitiendo que las llamadas se deriven a VoLTE donde existe 4G LTE, de manera similar a como funcionaba Circuit Switch Fallback (CSFB) en los comienzos de los despliegues LTE.

VoNR jugará un papel fundamental para ayudar a los operadores a emigrar desde las redes de legado como 2G y 3G, contribuyendo a acelerar así la reutilización de espectro radioeléctrico. Para ello, será de suma importancia para los operadores continuar impulsando el ecosistema de dispositivos que puedan soportar las tecnologías 5G autónoma (SA, standalone) y VoNR.

Fuente: 5G Americas

Compartir