Compartir

Agencias

Apple Inc. postergó el lanzamiento de un sistema para escanear iPhones en busca de imágenes de abuso sexual infantil después de que generara duras críticas de defensores de la privacidad respecto de que podría abrir la puerta a otras formas de seguimiento.

“El mes pasado anunciamos planes para funciones destinadas a ayudar a proteger a los niños de los depredadores que usan herramientas de comunicación para reclutarlos y explotarlos, y limitar la difusión de material de abuso sexual infantil”, dijo Apple en un comunicado. “Basándonos en comentarios de clientes, grupos de defensa, investigadores y otros, hemos decidido tomarnos más tiempo durante los próximos meses para recopilar información y realizar mejoras antes de lanzar estas características de seguridad infantil de importancia crítica”.

Apple tenía planificado lanzar tres nuevas herramientas diseñadas para ayudar a erradicar y detener la propagación de material de abuso sexual infantil. Una de ellas utilizaría la asistente digital Siri para denunciar el abuso infantil y acceder a recursos relacionados con la lucha contra este problema; otra sería una función en mensajes que escanearía los dispositivos operados por niños en busca de imágenes explícitas entrantes o salientes; y la tercera sería una nueva capacidad para iCloud Photos que analizaría la biblioteca de los usuarios en busca de imágenes explícitas de niños. Si se descubría que un usuario tenía ese tipo de imágenes en su biblioteca, Apple sería alertado, realizaría una revisión humana para verificar el contenido y luego reportaría al usuario a la policía.

Los defensores de la privacidad, como la Electronic Frontier Foundation, advirtieron que la tecnología podría usarse para rastrear otras cosas además de la pornografía infantil, lo que abre la puerta a “abusos más amplios”. Apple no logró aplacar dichas inquietudes con su plan de traer a un auditor y ajustar el sistema, y sus opositores argumentaron que el enfoque en sí no puede evitar socavar el cifrado que protege la privacidad de los usuarios.

Fuente: Bloomberg

Compartir