Compartir

Agencias

El proyecto busca que todos los dispositivos usen conectores USB tipo C para apoyar la “interoperabilidad” y disminuir los desechos electrónicos.

Una reciente propuesta de la Comisión Europea estaría buscando que todos los conectores de los cables de carga de los dispositivos electrónicos sean USB tipo-C en un intento por estandarizar los puertos de conexión sin importar la marca de los aparatos.

La proposición se estaría lanzando con el objetivo es reducir los desechos electrónicos y las “molestias para el consumidor” causadas por la presencia de cargadores diferentes e incompatibles en el mercado. Parte del plan sería también una solicitud a los fabricantes de evitar incluir cargadores con la compra de los dispositivos, de forma que se puedan utilizar los obtenidos previamente.

Desde hace ya unos años, la Unión Europea ya ha venido trabajando en la posible estandarización para la conexión de dispositivos electrónicos en colaboración con diversas empresas que han conseguido una reducción de 30 a 3 variantes de cables a lo largo de la última década, como dio a conocer la organización en el informe de la propuesta.

Entre los dispositivos electrónicos que compartirían los mismos puertos de conexión se incluirían todos los teléfonos inteligentes, tabletas, cámaras, auriculares, parlantes portátiles y consolas de videojuegos portátiles. El propósito de la iniciativa sería consolidar la “interoperabilidad”, es decir, la posibilidad de usar un mismo tipo de cable entre varios dispositivos diferentes entre sí.

Una marca de dispositivos electrónicos que ha estado en el foco de los analistas tras la noticia sería Apple, como bien lo han destacado medios como The verge y Mashable. La compañía de la manzana mordida ha sido reconocida por desarrollar distintos tipos de puertos y cables de conexión para sus dispositivos, justo la costumbre que la propuesta de la UE estaría intentando acabar.

Sin embargo, los recientes anuncios de la compañía con el lanzamiento de su nueva línea de celulares iPhone 13 demostrarían una inclinación hacia la estandarización tras haber confirmado que estos dispositivos contarán con conexiones de USB tipo-C como se estaría planeando en la iniciativa. Sin embargo, otros dispositivos de generaciones anteriores quedarían excluidos y también otros más recientes como el nuevo iPad mini aún no se acogerían a esta medida.

Sobre la propuesta, Apple afirmó en un comunicado su preocupación por la “estricta regulación”. “Sofoca la innovación en lugar de alentarla, lo que a su vez perjudicará a los consumidores en Europa y en todo el mundo”, argumentó la compañía.

Por ahora la propuesta necesita que se complete la votación a favor en el Parlamento Europeo para que se convierta en ley. Cabe aclarar que a comienzos del año 2020 el mismo parlamento votó a favor de regular el mercado electrónico en aras de consolidar un tipo de cargador estándar, por lo que la situación se ve favorable para la iniciativa.

En caso de que la propuesta sea oficialmente aprobada, los fabricantes de dispositivos electrónicos tendrían 24 meses en total para hacer los cambios necesarios y adherirse a los requisitos de la nueva reglamentación.

Fuente: Infobae

Compartir