Compartir

Agencias

La Unión Europea y los Estados Unidos se han reafirmado en su propósito de establecer alianzas destinadas a reequilibrar las cadenas mundiales de aprovisionamiento de semiconductores y colaborar para ponerse a la cabeza del desarrollo de dicho segmento. Así mismo, se han comprometido a cooperar en la regulación de las grandes firnas tecnológicas.

En la primera reunión del recién creado Consejo de Comercio y Tecnología Unión Europea – Estados Unidos (conocido por las siglas inglesas TTC) se han debatido numerosos objetivos, a fin de coordinar la manera de abordar cuestiones tecnológicas clave.

En dicha reunión, presidida conjuntamente por varios altos cargos –como Margrethe Vestager, vicepresidenta ejecutiva de la Comisión Europea–, se ha llegado a la conclusión de que los semiconductores son una de las principales prioridades.

El TTC ha explicado en su declaración inaugural que los Estados Unidos y la Unión Europea trabajarán para mejorar el aprovisionamiento, así como sus respectivas capacidades de diseño y producción de semiconductores, “especialmente los más avanzados, pero sin limitarse a ellos”.

La colaboración será equilibrada y de igual interés para ambas partes, que subrayan la importancia de trabajar juntos para identificar problemas en la cadena de valor y fortalecer los respectivos mercados nacionales.

El grupo ha explicado que en una primera fase se centrará en los problemas a corto plazo de la cadena de suministro, para hacer frente a la actual escasez de chips, y que los objetivos a más largo plazo se definirán en una futura reunión.

Inteligencia artificial, regulación y China

El TTC también ha acordado el desarrollo conjunto de plataformas de inteligencia artificial, así como la cooperación en selección de inversiones y control de las exportaciones de tecnologías sensibles.

Ha añadido que prevé colaborar con las grandes firmas tecnológicas para mejorar las prácticas en materia de datos.
“Nos hemos comprometido a buscar la cooperación entre América y Europa en políticas sobre desinformación, seguridad en los productos, falsificación de productos y otros contenidos nocivos en plataformas digitales.”

Si bien el TTC no ha mencionado explícitamente a China, el mensaje está claro. “Trabajamos juntos para proteger a nuestras empresas, consumidores y trabajadores frente a las prácticas comerciales desleales, en particular las que llevan a cabo economías ajenas al mercado que están socavando el sistema comercial mundial.”

Fuente: MWL

Compartir