Compartir

Agencias

Washington prohibió a una importante empresa estatal china de telecomunicaciones operar en Estados Unidos por motivos de seguridad nacional, una medida que amenaza con aumentar de nuevo las tensiones entre las dos mayores economías del mundo.

La Comisión Federal de Comunicaciones de EE.UU. (FCC, por sus siglas en inglés) informó este martes que ordenó a China Telecom que deje de prestar servicios en el país en un plazo de 60 días, alegando que la filial estadounidense de la empresa «está sujeta a la explotación, la influencia y el control del gobierno chino».

Además, la empresa «tiene muchas probabilidades de verse obligada a cumplir las peticiones del gobierno chino sin procedimientos legales suficientes sujetos a una supervisión judicial independiente».

La acción de la FCC es la culminación de una larga disputa con China Telecom, que ha operado en Estados Unidos durante casi dos décadas. La agencia dijo que dio a la compañía una oportunidad el pasado diciembre para refutar las preocupaciones sobre su presencia en Estados Unidos, pero que China Telecom no lo ha hecho.

China Telecom no respondió inmediatamente a las solicitudes de comentarios de CNN Business. Un portavoz de la filial estadounidense dijo a Reuters que la decisión de la FCC era «decepcionante».

El antecedente con China Telecom

El principal negocio de la empresa está en China. Dice que tiene unos 370 millones de clientes de telefonía móvil.

China Telecom no desglosa sus clientes por regiones. Su filial estadounidense se constituyó en 2002 y la empresa afirma que presta servicios a empresas y operadores entre América y China.

No es la primera vez que China Telecom es objeto de acciones punitivas por parte de Estados Unidos.

En enero, la Bolsa de Nueva York dijo que retiraría de la lista a tres acciones de telecomunicaciones chinas –incluida China Telecom– para cumplir con decreto firmado por el entonces presidente Donald Trump. La orden prohibía a los estadounidenses invertir en empresas que el gobierno de Estados Unidos sospecha que son propiedad o están controladas por el ejército chino.

Desde entonces, China Telecom ha dejado de cotizar en Estados Unidos. Las acciones que cotizan en Hong Kong se desplomaron un 0,7% este miércoles.

Washington ha apuntado en los últimos años a otras grandes firmas chinas con sanciones. En 2019, Trump prohibió a las empresas estadounidenses el uso de equipos de telecomunicaciones procedentes de fuentes que la administración considera amenazas para la seguridad nacional, una orden que afectó directamente a la empresa china Huawei, uno de los principales proveedores mundiales de equipos de telecomunicaciones.

Huawei ha dicho durante mucho tiempo que es una empresa privada que opera independientemente del gobierno chino, pero Estados Unidos ha acusado a la compañía de representar una amenaza para la seguridad nacional.

Con información de CNN

Compartir