El nuevo CEO de Twitter se estrena con polémica: prohibido compartir fotos de otras personas

Compartir

Agencias

  • Cualquiera podrá denunciar fotos en las que sale si no lo ha autorizado
  • La compañía ha tenido que responder a una gran cantidad de críticas

Twitter ha presentado cambios en su política de uso que prohíbe de manera expresa compartir fotos de terceros sin su autorización, algo que los críticos temen que pueda ser usado para la censura de información.

La nueva política ha sido presentada la misma semana en la que Jack Dorsey, el fundador de la empresa, anunció su marcha, y apenas 24 horas después del nombramiento de Parag Agrawal como nuevo CEO. No está claro hasta qué punto estos cambios ya estaban planeados, o son el primer acto de Agrawal al mando, pero sea como sea, no han sido bien recibidos en la comunidad.

Twitter ya prohíbe la publicación de información privada de otros usuarios; esta política se expandirá a las fotografías de individuos que no hayan autorizado que se compartan en la red social. A partir de ahora, Twitter borrará las fotos que publiquemos si son denunciadas por cualquiera de las personas que aparezcan en ellas; y aunque se ha presentado como una manera de proteger a muchos grupos vulnerables, como mujeres, activistas y minorías, inmediatamente muchos expertos se dieron cuenta de que, tal y como está escrita, puede abrir la puerta a más abusos, generalmente contra esos colectivos.

Oficialmente, la nueva regla ha sido creada para evitar el acoso, intimidación, o el ‘doxxing’ (revelar la identidad y datos de personas tras cuentas anónimas); pero en la práctica, no está limitada a esos casos. Por lo tanto, es perfectamente posible que individuos denuncien fotografías para evitar que se sepa qué es lo que hicieron; por ejemplo, si han participado en actos ilegales o violentos.

El ejemplo más evidente es el del asalto al Capitolio de los EEUU, cuando las redes sociales se llenaron de fotografías de los participantes en un intento de identificarlos y denunciarlos a las autoridades; Twitter tuvo un papel importante en aquellos momentos, pero esta nueva política permitiría borrar ese tipo de fotos.

El cambio ha sido tan polémico, que Twitter tuvo que salir al paso a las pocas horas de publicarlo; en un intento de calmar los miedos, afirmó que no iba a borrar todas las fotos denunciadas automáticamente, sino que tendría en cuenta el contexto. Por ejemplo, que las fotos de gente participando en actos públicos «en general» no violan esta política; también ha prometido una mayor consideración para fotos publicadas por periodistas o que tengan «relevancia» para la comunidad.

Sin embargo, los moderadores de Twitter no parecen haber recibido esa información. En las primeras horas desde la puesta en marcha de las nueva reglas, algunos fotoperiodistas ya han denunciado que Twitter les ha borrado fotos y vídeos de protestas antivacunas en Los Angeles por esta nueva política.

Da la sensación de que la nueva política nace de un genuino intento de mejorar la situación de muchas personas; pero al no tener en cuenta su posible abuso, Twitter puede haber abierto la puerta a polémicas más grandes, justo cuando más necesita atraer a más usuarios.

Fuente: eE

Compartir