Compartir

Agencias

Las dos grandes firmas estadounidenses AT&T y Verizon se han ofrecido a limitar la potencia de sus torres de telecomunicaciones 5G por un período de seis meses. Durante dicho período, los organismos reguladores evaluarán los efectos de sus ondas sobre los sensores de las aeronaves, en respuesta a los temores expresados por el sector aeronáutico.

Ambas operadoras han remitido a la FCC (siglas inglesas de Comisión Federal de Comunicaciones, un organismo regulador estadounidense) una carta a la que ha tenido acceso The Wall Street Journal (WSJ) en la que se comprometen a minimizar la energía emitida por las estaciones base 5G de todo el país, y en torno a aeropuertos y helipuertos públicos, durante un período que finalizará en julio de 2022.

AT&T había aplazado por un período de un mes el despliegue de su servicio 5G en el espectro de la banda C y se había comprometido a colaborar con los organismos reguladores para estudiar la posibilidad de interferencias con los sistemas de seguridad de las aeronaves. En aquel momento, WSJ informó de que Verizon también había retrasado su lanzamiento.

En la misma carta a la FCC, AT&T y Verizon habrían declarado que, si bien aún confían en que “la 5G no supone ningún riesgo para la seguridad aérea”, también entienden “el deseo de la Administración Federal de Aviación de realizar un análisis adicional sobre dicha cuestión”.

WSJ ha señalado que llama la atención que las operadoras limiten voluntariamente sus servicios. Verizon y AT&T han invertido 53.000 y 23.400 millones de dólares respectivamente (aproximadamente, 47.000 y 20.766 millones de euros) en licencias para la banda C, aparte de miles de millones destinados a preparar el lanzamiento de sus servicios.

Un portavoz de la Administración Federal de Aviación ha declarado a WSJ que la nueva propuesta constituye un paso importante y alentador, mientras que un representante de la FCC ha explicado que las limitaciones impuestas “suponen uno de los intentos más completos que se han dado en el mundo entero para proteger las tecnologías de la aviación”.

Fuente: MWL

Compartir