Compartir

Agencias

Preste atención a los e-mail de su banco donde le brindan información de seguridad digital y advertencias sobre movimientos sospechosos que ponen en riesgo sus datos personales.

La banca digital es la tendencia mundial en el sector financiero. Cada día los consumidores apuestan por participar en nuevos modelos tecnológicos y se espera que 2022, sea un año competitivo entre los bancos, incluso dando la pelea por el que pueda otorgar más préstamos de manera flexible y la captación de nuevos clientes.

Los consumidores sienten la necesidad de aprender a interactuar con el banco a través de los canales digitales, y las instituciones financieras han fomentado aún más el crecimiento de estos espacios para satisfacer las expectativas de los consumidores.

De hecho, los ciberdelincuentes también están en este negocio digital haciendo que los usuarios sean víctimas de phishing, vishing o smishing unas modalidades de robo que se generan, en la mayoría de los casos, por falta de concientización y conocimiento del tema.

Qué es la banca digital y cuál es la diferencia con el banco tradicional

Todas las operaciones realizadas a través de banca digital se realizan de manera instantánea y brindan un alto nivel de gestión financiera, seguridad de procesos y flexibilidad a los usuarios. Lo único que se necesita es conectarse a internet por medio de un dispositivo como smartphone, tablet o una computadora.

“La banca digital consiste en realizar operaciones a través de los canales digitales mediante el uso de internet. Los medios más usados son las aplicaciones y la página web oficial en donde se ofrecen diferentes servicios como abrir cuentas de ahorro, pedir un préstamo, solicitar una tarjeta, entre otros”, afirmó para Infobae Erick Alencar Ríos, subgerente de Canales Alternativos del Banco Pichincha en Perú.

Esta modalidad es completamente diferente al banco tradicional. Aquí, los clientes deben ser atendidos por un trabajador de la entidad financiera (bien sea de forma presencial o telefónica) para resolver sus inquietudes siempre mediante un tercero y con la necesidad de moverse hasta la sede física.

Mientras que, en la banca digital, es prácticamente un autoservicio porque lo único que se necesita es internet, estar donde uno quiera y hacer los trámites por medio de la web o aplicación de la entidad por su propia cuenta y sin depender de un trabajador.

Onboarding, la clave en el proceso de la banca digital

Actualmente, los bancos están creando equipos especiales para diseñar estrategias que logren atraer más clientes a la banca, esos procesos se conocen en las empresas como onboarding digital.

Por ejemplo, si el usuario desea abrir una cuenta de ahorros o adquirir una buena tasa de interés, lo primero que hace es ingresar a la página web de los bancos para comparar las diferentes opciones y escoger la que más le convenga. Al final, el banco logró identificar al cliente de manera no presencial y le ofreció las mejores alternativas usando la data.

Qué es una Fintech y para qué se usa

El significado de las fintech está ligado al conjunto de empresas que están transformando el uso de las tecnologías de la información. Fintech, fintec o tecnología financiera es la industria de las finanzas relacionada con las TIC para entregar nuevos servicios en línea.

Su objetivo es brindar nuevas oportunidades para que pequeñas, medianas y grandes empresas creen soluciones prácticas a través de la innovación tecnológica, en las actividades operativas, administrativas, económicas.

Por ejemplo, en Perú existen dos plataformas tecnológicas asociadas a la banca digital.

La primera es Yape. Con esta fintech puede realizar una transferencia gratuita las 24 horas del día con tan solo un número de móvil o un código QR. Nació en 2017 y a diferencia de plataformas similares, no requiere el uso de tokens ni ningún otro tipo de verificación de este tipo, para poder realizar una transferencia de BCP a BCP (Banco de Crédito del Perú).

Y la segunda es PLIN, una funcionalidad lanzada en alianza con Interbank, BBVA y Scotiabank, que permite a sus clientes enviar y recibir dinero utilizando solo su número de teléfono móvil, a través de las aplicaciones de las instituciones mencionadas.

La diferencia entre ambas fintech esque, a través de PLIN, puede transferir más cantidad diaria de lo que se puede hacer a través de Yape. Con la primera, las transacciones van desde S/. 1 como monto mínimo hasta un máximo de S/. 500 soles por transferencia y S/. 1500 como límite de movimiento diario. Mientras que Yape solo permite una cantidad máxima de envío de S/. 500.

En la actualidad muchas empresas han adaptado estas modalidades para realizar los pagos de forma rápida. El ejemplo más claro son las aplicaciones de taxis o automóviles particulares como Uber, InDriver o Beat, también en Perú, donde se puede pagar al conductor usando Yape o Plin.

En México también son muchas las organizaciones que brindan soluciones financieras a los usuarios u otras empresas en diferentes mercados..

Una de las más populares es NVIO. La plataforma permite a los usuarios realizar y recibir pagos 100 % digitales los 7 días de la semana, todo de forma remota a través del teléfono móvil, correo electrónico y código QR sin comisión, así como transferencias interbancarias de mercancías (SPEI).

Ciberseguridad en la banca digital, un tema vital para la confianza de los usuarios

El impacto de la seguridad cibernética mal gestionada afecta negativamente a las operaciones bancarias y puede variar desde el simple robo de información hasta la obtención de datos del cliente sin su autorización como también, recibir recompensas por su divulgación.

Las principales estafas que debe conocer el usuario son:

  • Phishing: robo de datos por medio de engaños enviados al correo electrónico.
  • Vishing: estafa en la que, a través de una llamada, suplantan la identidad de una empresa, organización o persona de confianza para persuadir.

“En realidad, la ciberseguridad sí es algo que se debe concientizar más a los usuarios finales. Hoy estamos bastante propensos a casos de fraudes o de ataques como suplantación de identidad, smishing, vishing, que son diversas modalidades que utilizan los hackers para obtener información de forma ilícita. Lamentablemente, aún no hay una cultura con respecto a la banca digital y los clientes son propensos a caer en estas trampas.” afirmó Ríos.

“En este sentido, lo único que hoy en día hacemos los bancos es enviar correos electrónicos con campañas de comunicación y concientización hacia el cliente para que no revelen información sensible a terceras personas. Estos e-mail incluyen recordatorios, mencionando que como banca digital nunca se le pedirán claves, ni tampoco información como tarjetas, pin de la misma o su usuario. Asimismo, jamás se le pedirá su clave dinámica y su token”, aseguró el experto.

Así cierra la banca digital en 2021

Definitivamente, la banca digital creció de manera disruptiva gracias a la pandemia. La tendencia de la mayoría de personas en el mundo es inclinarse por el sector digital.

El crecimiento viene desde el año pasado, pues se aceleraron las operaciones con usuarios nuevos migrando a las plataformas digitales. Cabe resaltar que no necesariamente solo los bancos, sino también diferentes industrias.

Tengamos en cuenta que si una empresa tanto pequeña o grande no tiene un ecommerce o no está orientado a ofrecer sus productos de forma virtual, prácticamente no sobrevivirá a las tendencias digitales de la actualidad.

Con respecto a las entidades financieras, aún existe una brecha muy grande que se debe alcanzar. Los bancos aún no pueden manejar al 100 % la ciberseguridad, pues recién están camino a ello y de otro lado, los clientes necesitan tener una cultura de prevención y concientización para evitar caer en las trampas.

Fuente: eE

Compartir