Compartir

Agencias

Grupo Radio Centro vendió a El Heraldo Media Group la concesión que consiguió en 2017 para poder transmitir contenidos audiovisuales en Ciudad de México a través de la televisión abierta, una transacción enmarcada en los problemas financieros de una de las cadenas de radiodifusión más relevantes del país que además pone de manifiesto los eternos traspiés que ha enfrentado la familia Aguirre en su anhelo de ofrecer televisión.

El acuerdo no fue detallado y aún falta que el Instituto Federal de Telecomunicaciones dé su aval para que se concrete, no obstante, éste implica que la programación de El Heraldo de México estará disponible en el canal 8.1, mientras que los contenidos de La Octava, la filial encargada de la programación de televisión de Radio Centro, pasarán ahora al canal multiplexado 8.2 que pertenece a otra filial de Radio Centro.

“Esta alianza es parte de las estrategias que estamos implementando para cumplir con nuestros compromisos y ofrecer a la audiencia una variedad de contenidos que permita tener más televidentes y así ser más atractivos para los anunciantes”, dijo Jacinto Marina, director general de Radio Centro, citado en un comunicado.

La venta de la concesión que tiene el potencial de ofrecer su señal en Ciudad de México y el grueso de municipios que conforman la zona metropolitana de la capital representa el enésimo contratiempo en los intentos de Francisco Aguirre de montarse en el negocio de la televisión.

Francisco Aguirre operó cuatro años el Canal 13 de la televisión abierta hasta 1972, cuando el gobierno del entonces presidente Luis Echeverría le arrebató la concesión.

Ya en 2015 ganó una concesión para ofrecer televisión abierta a todo México, no obstante, su falta de liquidez la privó de mantenerla y por el contrario le obligó a pagar 415 millones de pesos (22 millones de dólares) por la garantía de seriedad que debió cubrir por penalización.

Aguirre Gómez ha enfrentado en los últimos años diversos golpes financieros, uno de los más importantes relacionado con la pérdida de dos licencias de televisión abierta que el gobierno de México le otorgó en 2015 y que la empresa finalmente declinó, una situación que le generó un impacto de 415 millones de pesos.

Con la venta, El Heraldo iniciará la transmisión de su programación a partir del 13 de junio, cinco semanas después de que su señal en el canal 10.1 salió del aire porque Grupo Ángeles no pagó la contraprestación para mantener la propiedad de la concesión.

La compañía sigue enfrentando baches para cumplir con algunas de sus obligaciones financieras. Recientemente, la cadena recibió una baja en su calificación crediticia en escala nacional por parte de la calificadora S&P Global Ratings, luego de que solicitara una prórroga de 60 días para el pago de un bono.

Para El Heraldo, quien también cuenta con una señal radiofónica, la operación forma parte de las inversiones que tiene programadas para posicionarse como uno de los principales grupos de medios de comunicación en el país.

“El compromiso del grupo es ofrecer contenidos de calidad para la audiencia que sigue las transmisiones en televisión abierta, por lo que esta adquisición es parte de las inversiones que desarrollan para convertirse en uno de los principales medios de comunicación”, dijo Franco Carreño, director general de El Heraldo Media Group.

Fuente: AXIS-Negocios

Compartir