Compartir

Agencias

Han pasado siete meses y medio desde que AT&T México, el segundo proveedor de datos y telefonía móviles en México, anunció que había iniciado pruebas en puntos específicos de Ciudad de México para su red 5G, la última tecnología para las telecomunicaciones móviles cuyas velocidades de descarga se suponen son mucho mayores que las previas.

En respuesta a ello Telcel, que es su competidor, dio a conocer semanas después que comenzaría un plan ambicioso para desplegar esta tecnología que su matriz América Móvil llevó primero a otros mercados de América Latina y Europa.

Desde entonces ambas empresas iniciaron una carrera por incorporar la posibilidad de que dispositivos móviles de última generación tengan esta tecnología.

Entre las dos compañías dan servicio de datos móviles a 87 de cada 100 mexicanos, de acuerdo con el reporte trimestral del Instituto Federal de las Telecomunicaciones al cierre de 2020. No obstante, aún falta mucho para que todos sus clientes puedan tener acceso.

Todavía son pocos los teléfonos inteligentes que tienen la tecnología necesaria para acceder a esta red. Los primeros fueron los de las gamas más altas en 2021, como el iPhone 13 y poco a poco este tipo de tecnología se ha extendido a gamas más bajas. Además, al menos en México, los planes de los operadores de telecomunicaciones no liberaron todo el potencial de la red 5G a todos los planes disponibles, sino que los clientes deben contratar un plan que lo permita.

Cuando la tecnología 5G pasaba de las fases de desarrollo a la de prueba se decía que la diferencia con 4G sería incluso de velocidades 100 veces mayores, no obstante de acuerdo con un estudio de Opensignal entre marzo y mayo de 2022 las velocidades de descarga ya en su fase comercial en los distintos mercados del mundo son apenas entre cinco y 26 veces mayores que el 4G.

5G es una tecnología que puede ayudar a mejorar tanto cuestiones cotidianas lúdicas como de movilidad, comercio electrónico, medicina e incluso prácticamente cualquier actividad humana.

A partir de esta perspectiva, sin dejar de poner también foco en el público masivo, fue que AT&T México echó a andar su estrategia para proporcionar 5G.

“Nosotros vamos a lanzar una oferta competitiva pensando mucho en nuestros usuarios”, dijo Nicole Rodríguez, vicepresidenta y jefa de tecnología en AT&T México, en mayo. “Es una tecnología que prácticamente hace trajes a la medida, entonces si la quieres para industria 4.0 es una manera de hacerlo, si lo quieres para realidad virtual y realidad aumentada, entonces es otra manera de implementar. Vamos a ir dándole a México la manera de definir cómo quieren desarrollar su tecnología y nosotros atrás apoyándolos”.

Telcel, estableció un plan que tiene como objetivo abarcar una gran cantidad de poblaciones en un periodo corto, con la intención de dar la posibilidad a sus clientes, que son 71% de los usuarios de datos móviles en México –AT&T atiende a 16% del mercado– de poder tener a su disposición esta tecnología.

Su plan es completar una centena de ciudades antes de que cierre el año.

Mientras, la oferta de otros operadores es prácticamente inexistente por el momento desde el tercer operador en México, que es Telefónica Movistar, hasta los operadores móviles virtuales.

El operador de telecomunicaciones Altán Redes, encargado del despliegue de la llamada Red Compartida para llevar internet a todo el país, cuenta con una cobertura mucho menor que ambos gigantes del sector, en medio del proceso de concurso mercantil por el que atraviesa la compañía desde el año pasado. Únicamente tiene presencia en algunas partes de Zapopan y Puebla, además de Ciudad de México.

De momento AT&T ofrece su servicio 5G en 8 ciudades: Ciudad de México, Morelia, Guadalajara, Hermosillo, Torreón, Saltillo, Monterrey y Culiacán. El plan para el cierre del año es alcanzar 25 ciudades, pero por el momento se encuentra sin sus servicios en las zonas sur, y las penínsulas de Baja California y Yucatán.

Telcel da su servicio en Tijuana, Ensenada, Hermosillo, Chihuahua, Ciudad Juárez, Mazatlán, Culiacán, Durango, Coahuila, Saltillo, Torreón, Monterrey, Tampico y San Luis Potosí.

De igual manera, tiene dicha tecnología en: Aguascalientes, Guadalajara, Silao, León, San Miguel de Allende, Querétaro, Pachuca, Toluca, Ciudad de México, Puebla, Cuautla y Mérida.

En el caso de Telcel su mapa de cobertura también asegura dar su servicio en poblaciones más pequeñas al norte de la Ciudad de México, en los estados de México e Hidalgo: Actopan, Tula, Atlacomulco, Ixtlahuaca y en el Aeropuerto de Santa Lucía y sus alrededores.

Así, de momento las dos compañías de telefonía en México ya pusieron a disposición de aproximadamente 46% de –58 millones de personas– los 126 millones de habitantes de México.

Fuente AXIS-Negocios

Compartir