Compartir

Agencias

La Agencia Espacial Europea (ESA) ha iniciado conversaciones técnicas preliminares con la empresa aeroespacial norteamericana SpaceX, que podrían conducir al uso temporal de sus lanzadores, una vez que las sanciones por la invasión rusa de Ucrania bloquearan el acceso de Occidente a los cohetes Soyuz de Rusia.

El competidor privado estadounidense de la europea Arianespace ha surgido como un competidor decisivo para cubrir un vacío temporal junto a Japón e India, pero las decisiones finales dependen del calendario aún no resuelto del retrasado cohete europeo Ariane 6.

«Yo diría que hay dos opciones y media que estamos discutiendo. Una es SpaceX, está claro. Otra es posiblemente Japón», dijo a Reuters el director general de la ESA, Josef Aschbacher. «Japón está esperando el vuelo inaugural de su cohete de nueva generación. Otra opción podría ser India», añadió Aschbacher.

Aschbacher dijo que las conversaciones seguían en una fase exploratoria y que cualquier solución de respaldo sería temporal. «Por supuesto, tenemos que asegurarnos de que son adecuados. No es como subirse a un autobús», dijo. Y añadió: “Por ejemplo, la interfaz entre el satélite y el lanzador debe ser adecuada y la carga útil no debe verse comprometida por tipos de vibración de lanzamiento desconocidos”.

«Estamos estudiando esta compatibilidad técnica, pero aún no hemos pedido una oferta comercial. Sólo queremos asegurarnos de que sea una opción para tomar una decisión sobre la solicitud de una oferta comercial en firme», dijo Aschbacher.

Las repercusiones políticas de la invasión rusa de Ucrania ya han sido un revulsivo para el Falcon 9 de SpaceX, que ha captado a otros clientes que rompen sus lazos con el cada vez más aislado sector espacial de Moscú.

La empresa de internet satelital OneWeb, competidora de SpaceX con su constelación Starlink, reservó al menos un lanzamiento del Falcon 9 en marzo. También ha reservado un lanzamiento en India. La semana pasada, Northrop Grumman reservó tres misiones del Falcon 9 para transportar carga de la Nasa a la Estación Espacial Internacional (ISS) mientras diseña una nueva versión de su cohete Antares, cuyos motores de fabricación rusa fueron retirados por Moscú en respuesta a las sanciones.

Fuente: Actualidad Aeroespacial
Imagen: ESA

Compartir