Compartir

Agencias

or fin, después de tres intentos fallidos, el cohete del Sistema de Lanzamiento Espacial (SLS) de la Nasa, transportando la nave espacial no tripulada Orion, despegó en la mañana de este miércoles desde el Complejo de Lanzamiento 39B en Florida a las 7:47 hora española. El objetivo principal de Artemisa I es probar exhaustivamente los sistemas integrados antes de las misiones tripuladas al operar la nave espacial en un entorno de espacio profundo, probar el escudo térmico de Orión y demostrar su capacidad tripulable.

El carenado del módulo de servicio y el sistema de cancelación de lanzamiento se han separado con éxito de la nave espacial Orion. La etapa central de SLS continuó encendiéndose hasta unos ocho minutos después del lanzamiento.

Artemisa I será la primera de una serie de misiones cada vez más complejas para construir una presencia humana a largo plazo en la Luna durante las próximas décadas. Los objetivos principales de Artemisa I son demostrar los sistemas de Orion en un entorno de vuelo espacial y garantizar un reingreso, descenso, amerizaje y recuperación seguros antes del primer vuelo con la tripulación en Artemis II.

La duración de la misión será de 25 días, 11 horas, 36 minutos, al cabo de los cuales, está previsto su regreso a la Tierra y el amerizaje el próximo día 11, después de recorrer más de dos millones de kilómetros con una velocidad de reingreso de casi 40.000 kilómetros por hora.

En este primer lanzamiento no tripulado, la nave espacial Orion viajará a la Luna, entrará en una órbita alargada alrededor de nuestro satélite y luego regresará a la Tierra, impulsada por el primer módulo espacial construido en Europa (ESM 1) que suministra electricidad, propulsión, combustible, agua y aire, además de mantener la nave espacial operando a la temperatura adecuada.

Los ESM construidos por Airbus proporcionarán propulsión, energía, agua, oxígeno y nitrógeno para las tripulaciones a bordo de la nave espacial Orion de la Nasa en vuelos a la Luna y potencialmente más allá. Es la primera vez que esta agencia espacial confía a una empresa no estadounidense la construcción de un elemento de misión crítica para una misión de vuelo espacial humano estadounidense. Airbus desarrolló y produce los ESM bajo contrato con la Agencia Espacial Europea (ESA).

El programa Artemisa es un esfuerzo internacional para construir un puesto de avanzada permanente alrededor y en la Luna. Los módulos para el Gateway lunar se están construyendo en EEUU y Europa, con el primer módulo europeo, International Habitat, en producción en Turín, y listo para su lanzamiento en la cuarta misión Artemisa junto con la nave espacial Orion.

Fuente: Actualidad Aeroespacial

Compartir