Compartir

Agencias

La compañía ha llevado a cabo un piloto para integrar esta tecnología como sistema de respaldo de energía en sus emplazamientos. No generan contaminación medioambiental ni residuos que deban eliminarse.

Cellnex, en colaboración con la empresa Phinergy, ha finalizado con éxito el piloto para testear y validar el uso de baterías de aluminio-aire como energía de respaldo en sus emplazamientos. El piloto se ha llevado a cabo en el emplazamiento de Ossa de Montiel, ubicado en las cercanías del Parque Natural de las Lagunas de Ruidera en la provincia de Albacete (España), y ha consistido en sustituir un grupo electrógeno diésel por estas novedosas baterías de aluminio-aire.

Esta innovadora tecnología desarrollada por Phinergy almacena la energía renovable generada en centrales hidroeléctricas en bloques de aluminio, metal muy abundante en la naturaleza, fácil de transportar y manipular. Posteriormente, para generar energía, el aluminio se combina con el oxígeno del aire ambiente, utilizando electrodos de aire de última generación, en un proceso totalmente silencioso y que no genera ningún tipo de emisión ni contaminación. Una vez consumida la energía almacenada en el aluminio, como resultado final se obtiene un óxido de aluminio que puede ser procesado nuevamente para convertirlo en aluminio, cerrando el ciclo sin generar ningún tipo de residuo contaminante.

Potencia de 4kW para 20 horas

El módulo de batería aluminio-aire empleada en el piloto suministra una potencia de 4kW, suficiente para alimentar una infraestructura de telecomunicaciones de tamaño medio durante aproximadamente 20 horas. Durante la fase de pruebas se ha validado su funcionamiento para el caso de uso de cortes de suministro eléctrico que han ido desde los 20 minutos hasta las 10 horas de forma ininterrumpida. En todos los casos la batería de aluminio entró automáticamente en funcionamiento proporcionando el adecuado respaldo al sistema de alimentación principal. Además, el sistema de gestión y control remoto ha permitido conocer en tiempo real el estado de la batería, la energía consumida y la capacidad restante disponible.

Una vez finalizado el piloto y a la vista de los resultados, el sistema de batería de aluminio se ha mantenido en el emplazamiento, con el objetivo de convertirlo en el sistema normal de respaldo de energía y seguir evaluando su potencial incorporación a las soluciones tecnológicas que Cellnex pueda utilizar en sus emplazamientos.

Aplicaciones y usos

La utilización de las baterías aluminio-aire como respaldo de la energía en un emplazamiento de telecomunicaciones es solo una de las múltiples posibles aplicaciones de esta tecnología. Dada la facilidad de transporte e instalación, es posible utilizar estas baterías con nulo impacto medioambiental en zonas rurales, en áreas de difícil acceso, en alta mar y en general allí donde llevar una línea eléctrica convencional sea técnica o económicamente inviable. Incluso los vehículos eléctricos podrán beneficiarse de esta tecnología, con packs que permitirán extender su autonomía en caso de no disponer de un cargador en las cercanías.

Fuente: R&T

Compartir