Compartir

Agencias

BlackBerry ha acordado vender 32.000 patentes y aplicaciones, relacionadas en su mayor parte con su extinto negocio de telefonía móvil, a una división recién creada de la firma de propiedad intelectual Key Patent Innovations. El acuerdo podría alcanzar un valor de 900 millones de dólares (unos 827 millones de euros).

El que fuera gran fabricante de teléfonos móviles ha señalado que las propiedades se transferirán a Malikie Innovations por un importe inicial de 170 millones de dólares (unos 156 millones de euros) en efectivo, con otros 30 millones de dólares (unos 28 millones de euros) garantizados para tres años más tarde y una participación en futuros royalties hasta un máximo de 700 millones de dólares (unos 643 millones de euros).

Antes de dicha venta, BlackBerry ha liquidado un acuerdo previo con Catapult IP Innovations. Dicho acuerdo había sido anunciado a principios de 2022, pero pocos meses más tarde se dudó de que saliera adelante, porque el antiguo fabricante de dispositivos anunció que estaba evaluando otras opciones para vender los activos.

La venta a Catapult quedó descartada formalmente el martes 21 de marzo, porque el comprador no ha logrado la financiación necesaria para completar el acuerdo a satisfacción del vendedor.

La propiedad intelectual objeto del acuerdo se refiere principalmente a dispositivos móviles, servicios de mensajería y redes móviles. La cartera comprende “sustancialmente todas” las “patentes no esenciales y solicitudes de patentes” de la empresa.

BlackBerry ha señalado que la venta no afecta a activos relacionados con su negocio actual, centrado en ciberseguridad e Internet de las Cosas, ni a 2.000 propiedades esenciales para estándares.

El acuerdo está pendiente de la aprobación de los organismos reguladores.

John Chen, presidente ejecutivo y consejero delegado de BlackBerry, afirma que la operación, una vez completada, “reforzará aún más nuestro estado de cuentas, al tiempo que simplifica nuestro negocio y nos permite centrarnos en nuestros intereses predominantes en Internet de las Cosas y ciberseguridad.”

Fuente: MWL

Compartir