Compartir

Agencias

El gobierno de México anunció una serie de estímulos fiscales atraer inversiones privadas de empresas que buscan relocalizar sus operaciones en el país, un fenómeno conocido como nearshoring y que, de acuerdo con estimaciones de las autoridades hacendarias, impulsará el crecimiento económico en este y los próximos años.

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público emitió un decreto para otorgar estímulos a empresas productoras y exportadoras de 10 industrias, entre las que destacan semiconductores, automotriz –especialmente en la electromovilidad–, eléctrica y electrónica, de dispositivos médicos y farmacéuticos, la agroindustria y de alimentación humana y animal.

“Estos incentivos están disponibles en todos los estados y municipios del país, ampliando la ventana de oportunidad por un año para las empresas interesadas”, dijo Gabriel Yorio, subsecretario de Hacienda, en un mensaje desde su cuenta de la red social X.

La decisión del gobierno mexicano de otorgar estos incentivos es aprovechar el impulso que la relocalización de empresas puede tener en la economía y que, de acuerdo con algunos especialistas, podría convertirse en el motor de crecimiento de del país.

Ejemplo de ello es la estimación de hasta 23 mil millones de dólares en exportaciones a Estados Unidos al cierre de año derivado de este fenómeno, y ascender a 168 mil millones de dólares en el sector exportador durante los próximos cinco años, de acuerdo con GBM.

El interés de iniciativa privada por invertir en México gracias a dicho fenómeno ya es evidente. Tan solo en septiembre, la Cámara de Comercio de Canadá en México dijo que las empresas afiliadas contemplan ya proyectos de inversión por hasta 10 mil millones de dólares, casi una quinta parte de la inversión directa de dicho país en los últimos 24 años.

El otorgar incentivos fiscales a las empresas para incentivar las inversiones derivadas del nearshoring era considerado ya desde hace algunos meses atrás, aunque en principio estaba dirigido a cinco sectores productivos.

“El objetivo de los incentivos cuando sean publicados en el Diario Oficial de la Federación es generar un incremento de la rentabilidad de las inversiones de las empresas en esos sectores”, dijo Yorio en ese entonces.

Además, el impacto del nearshoring no se ha limitado a sectores industriales o de logística. Industrias como la de vivienda y del fitness también han encontrado oportunidades de crecer a consecuencia de la demanda derivada de dicho fenómeno.

El decreto, publicado este miércoles en el Diario Oficial de la Federación (DOF), el gobierno mexicano permitirá la deducción inmediata de inversiones en bienes nuevos de activos fijos que sean adquiridos desde la entrada en vigor del decreto –el 12 de octubre– y hasta el 31 de diciembre de 2024, y cuyo porcentaje varía por industria.

Con ello, la deducción en bienes para para automóviles, autobuses, camiones de carga, tractocamiones, montacargas y remolques, cuya propulsión sea a través de baterías eléctricas recargables o motores eléctricos será de 86%; mismo porcentaje que para aviones dedicados a la aerofumigación agrícola.

Para bienes como computadoras personales de escritorio y portátiles, servidores, impresoras, lectores ópticos, graficadores, lectores de código de barras, digitalizadores, unidades de almacenamiento externo y concentradores de redes de cómputo, la deducción será de 88%; y de 89% para dados, troqueles, moldes, matrices y herramental; así como para maquinaria y equipo destinados directamente a la investigación de nuevos productos o desarrollo de tecnología en el país.

La maquinaria y equipos para la fabricación de medicamentos farmacéuticos y equipos médicos; relacionados con semiconductores y componentes electrónicos; para el montaje de sets en foros y locaciones para grabaciones y fotografía; entre otros, contarán con un porcentaje de deducción varía entre 56 y 89%.

Aunado a ello, en los ejercicios fiscales 2023, 2024 y 2025 también podrá aplicarse una deducción adicional de 25% del incremento en gastos por capacitación de trabajadores.

Para México existe la posibilidad de que el producto interno bruto de México crezca por encima de 3% en 2023, que es el techo de crecimiento que fijó desde el cierre del año pasado, por el impulso del nearshoring, y entre 3 y 4% en los próximos cuatro años.

Por su parte, expertos como firma global especializada en precios de transferencia en Latinoamérica y España TPC Group han considerado que el auge del nearshoring podría impulsar en producto interno bruto de México en 2.6% el próximo año.

Fuente: Axis-Negocios

Consulte el Decreto por el que se otorgan estímulos fiscales a sectores clave de la industria exportadora consistentes en la deducción inmediata de la inversión en bienes nuevos de activo fijo y la deducción adicional de gastos de capacitación publicado en el Diario Oficial de la Federación.
.

Compartir