Compartir

Agencias

Después de varios aplazamientos, la empresa aeroespacial norteamericana SpaceX fija ahora el próximo día 28 para el lanzamiento del Falcon Heavy con la misión USSF-52 a la órbita desde el Complejo de Lanzamiento 39A (LC-39A) en el Centro Espacial Kennedy de la Nasa en Florida. Este será el quinto lanzamiento y aterrizaje de estos propulsores laterales Falcon Heavy, que anteriormente apoyaron a la misión USSF-44, USSF-67, Hughes JUPTER 3 y Psyche de la Nasa.

Tras la separación de los propulsores, los dos propulsores laterales del Falcon Heavy aterrizarán en las zonas de aterrizaje 1 y 2 de SpaceX (LZ-1 y LZ-2) en la Estación de la Fuerza Espacial de Cabo Cañaveral en Florida.

SpaceX, que tenía previsto para el pasado día 12 el lanzamiento de la misión USSF-52, con el avión espacial secreto X-37B del Ejército de EEUU a bordo de un Falcon Heavy y pospuso su despegue para el lunes, lo volvió a retrasar. En su cuenta de X (antes Twitter), la compañía aseguró haber cancelado el lanzamiento de la misión USSF-52 «para realizar comprobaciones adicionales del sistema. La carga útil se mantiene en buen estado mientras los equipos trabajan para encontrar la siguiente mejor oportunidad de lanzamiento. También estamos atentos al clima y anunciaremos una nueva fecha de lanzamiento una vez confirmada».

Estas pruebas incluyen operar el avión espacial reutilizable en nuevos regímenes orbitales, experimentar con futuras tecnologías de conocimiento del dominio espacial e investigar los efectos de la radiación en los materiales proporcionados por la Nasa.

“Estamos entusiasmados de ampliar el alcance de las capacidades reutilizables del X-37B, utilizando el módulo de servicio probado en vuelo y el cohete Falcon Heavy para realizar múltiples experimentos de vanguardia para el Departamento de la Fuerza Aérea y sus socios», dijo el teniente coronel Joseph Fritschen, director del programa X-37B.

La Misión X-37B 7, también conocida como OTV-7, ampliará el conocimiento de la Fuerza Espacial de EEUU sobre el entorno espacial experimentando con futuras tecnologías de concienciación del dominio espacial. Estas pruebas son fundamentales para garantizar operaciones seguras y estables en el espacio para todos los usuarios del dominio.

Fuente: Actualidad Aeroespacial

Compartir